Información General

Asesinan a balazos a un financista a metros de la municipalidad de Quilmes

Se trata de Diego Xavier Guastini, quien era amigo y exsocio del financista Hugo Díaz, desaparecido desde 2015. Apuntan a un ajuste de cuentas.

Un contador y financista fue asesinado a balazos a metros de la municipalidad de la localidad bonaerense de Quilmes cuando circulaba en su auto importado y con una pistola Glock calibre .40 en la cintura, informaron fuentes policiales.

La víctima fue identificada como Diego Xavier Guastini (45), quien era amigo y exsocio del financista Hugo Díaz, desaparecido desde 2015 en la Capital Federal.

Guastini fue uno de los investigados por la desaparición de Díaz y su oficina en Florida al 500 fue allanada en varias oportunidades en el marco de la causa, porque fue el último sitio donde el prestamista desaparecido fue visto por última vez el 9 de marzo de 2015 cuando fue a cambiar un cheque.

El crimen del contador ocurrió alrededor de las 8.30 de hoy en la esquina de la calle General Paz y Alberdi, a metros de la municipalidad de Quilmes, en el sur del conurbano, hacia donde dos efectivos de la Policía Local que estaban de recorrida en la zona concurrieron luego de escuchar una serie de detonaciones de arma de fuego.

Al llegar al lugar, vieron un automóvil marca Audi A4 plateado detenido en medio de la calle, cerrado, con el motor en marcha y algunos impactos de bala en el sector de la puerta y la ventanilla del lado del conductor.

A unos metros, sobre el cordón de la vereda del lado izquierdo, los policías encontraron al ocupante de dicho rodado, quien se encontraba herido de bala, inconsciente y con una pistola marca Glock calibre .40 en la cintura. El hombre, que vestía pantalón azul, camisa cuadrillé y zapatillas de cuero marrón, quedó tendido en la esquina de donde funciona el Centro de Zoonosis de la municipalidad quilmeña. Al lugar arribó una ambulancia del SAME que de inmediato trasladó al hombre al hospital Iriarte de Quilmes, pero allí llegó fallecido.

En un principio, los pesquisas tardaron en identificar a la víctima porque no tenía documentación encima, pero luego determinaron que se trataba del contador Guastini y que el auto que manejaba, un Audi A4, patente es AC188TO, está a nombre de su mujer.

A simple vista, el auto recibió al menos tres balazos que dieron uno en la ventanilla y otros dos en la chapa de la puerta del lado del conductor. El caso es investigado por el fiscal Martín Conde, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Quilmes, quien ordenó preservar la escena del crimen y el auto para la labor de los peritos de Policía Científica.

Si bien por el momento no se descarta ninguna hipótesis, el fiscal Conde y los detectives de la Jefatura Departamental y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes que trabajan en el caso, sospechan que se trató de algún tipo de ajuste de cuentas o crimen del tipo mafioso.

"Tenemos que intercambiar información con la Justicia que lo investigó por la desaparición de su socio, pero por lo que sabemos era una persona vinculada al mundo de las financieras y con algunos problemas con barrabravas", dijo uno de los investigadores.

Guastini, quien tenía domicilio en Puerto Madero y una oficina en Florida 520, fue investigado por la fiscal de instrucción Estela Andrades en el marco de la causa por la desaparición de Díaz que, luego de tres años y más de 20 cuerpos, fue archivada en 2018. El contador asesinado hoy había declarado en un par de oportunidades en ese expediente, ya que fue una de las últimas personas en ver al financista Díaz aquel 9 de marzo de 2015, cuando pasó por su oficina de Florida a recibir un cheque por 32.000 pesos que Guastini quería cambiarle.

En una de esas declaraciones, el contador dijo que sabía que Díaz tenía vínculos, negocios y algunas deudas con barrabravas de Lanús, Boca e Independiente. Guastini y Díaz a su vez eran amigos y socios en algunos negocios de Luciano Viale, hijo del espía Pedro "Lauchón" Viale, un ex agente de la SIDE asesinado de 11 balazos en un operativo policial en 2013.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario