Colapso mundial de automotrices por coronavirus

Autos

En China, las compañías están pidiendo al Gobierno ayuda ante la caída de las ventas. En Europa, las marcas están reprogramando la actividad.

Los principales fabricantes de automóviles están al borde del colapso por el coronavirus. En Europa cerraron fábricas y recortaron la producción y consideraron enviar a los trabajadores a sus hogares. Fiat Chrysler dijo que estaba deteniendo temporalmente las operaciones en algunas de sus fábricas italianas y que reduciría la producción en respuesta al mayor brote de coronavirus de Europa.

El fabricante de automóviles italiano-estadounidense ha intensificado las medidas en todas sus instalaciones, incluida la limpieza intensiva de todas las áreas de trabajo y descanso, para apoyar las directivas del Gobierno para frenar la propagación de la enfermedad.

El fabricante de neumáticos italiano Pirelli dijo que estaba recortando la producción durante varios días en su planta de Settimo Torinese, en el norte de Italia, después de que un trabajador dio positivo por el virus.

Otras compañías, incluido el fabricante de automóviles más grande de Gran Bretaña, Jaguar Land Rover, y el propietario de Peugeot, PSA, también batallaban para tratar las infecciones entre los trabajadores, destacando los riesgos para las empresas más allá de las cadenas de suministro y las fronteras de Italia.

El fabricante de automóviles francés, en tanto, reforzó las normas de seguridad el miércoles en su planta de Mulhouse, con una fuerza laboral de 5.000 personas en el este de Francia, después de que un empleado dio positivo, dijo una portavoz. El hombre ha estado con licencia por enfermedad desde el 29 de febrero.

En China están pidiendo apoyo del Gobierno para la industria después de que las ventas se hundieron en 79% en febrero, el mayor descenso de su historia, en vista de la fuerte caída de la demanda por la epidemia del coronavirus.

La lista incluye recortes del impuesto a las compras de vehículos pequeños, medidas para apuntalar las ventas en mercados rurales y una flexibilización de las normas de emisiones de gases, dijo la Asociación de Fabricantes de Autos de China (CAAM).

Las ventas de febrero en el principal mercado automotor del mundo se derrumbaron a 310.000 vehículos respecto a un año atrás, cayendo por vigésimo mes consecutivo.

“Las ventas de autos de China en febrero regresaron a niveles nunca visto desde 2005”, dijo Chen Shihua, un alto ejecutivo de la asociación.

Las ventas de vehículos con energías más limpias, incluyendo autos eléctricos, se contrajeron por octavo mes consecutivo, también perjudicadas por la remoción de unos subsidios del Gobierno.

CAAM también pidió a las autoridades que extienda los subsidios a los autos con energías alternativas, reduzca las restricciones al número de consumidores en las grandes ciudades que pueden comprar autos menos contaminantes y que expanda la inversión en infraestructura, como estaciones de recarga.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario