Ford pone en marcha su plan de inversión de u$s580 millones y celebra 60 años de su Planta Pacheco

Autos

La puesta en marcha del plan de inversión es para la fabricación de la próxima generación de Ranger en 2023.

Pocas empresas pueden decirlo: 107 años en el país en forma ininterrumpida. Es patrimonio de Ford Argentina, que celebra el 60 aniversario de su Planta Pacheco con la puesta en marcha del plan de inversión de 580 millones de dólares para la fabricación de la próxima generación de Ranger en 2023, la pickup mediana de la empresa del óvalo.

La planificación se basa en la modernización integral de su centro industrial y una importante inversión para el desarrollo de autopartes locales. “Este aniversario llega en un momento único para Ford Argentina, atravesando una transformación sin precedentes para continuar con la fabricación de productos globales de próxima generación para sus consumidores en la región, con alto contenido nacional e incorporando lo último en innovación y tecnología”, sostienen en la compañía.

En este sentido, Planta Pacheco será fuente de abastecimiento de la nueva Ranger para los clientes del óvalo en Latinoamérica, mercados a los que actualmente destina el 70% de su producción. Si bien hacia 1996, la firma comenzaba a producir la Ranger para abastecer a los mercados de Latinoamérica, para 2020, el centro industrial de Ford en Pacheco alcanzaba las 900.000 unidades fabricadas de Ranger, destinándose el 70% de su producción a los mercados de exportación y, dada a su creciente demanda, en abril de 2021 la compañía anunció el aumento de su producción a volúmenes un 30% superiores a los niveles pre-pandemia. “Hoy, las más de 100 hectáreas que conforman el polo industrial y que integran el centro de producción de Ranger para la región, albergan las plantas de motores, estampado, carrocería, pintura y montaje, el depósito de repuestos y accesorios, una pista de pruebas de 700 metros de longitud y los edificios administrativos”, señalan en la empresa.

Transformación

La primera etapa del plan inició a principios de 2021, deteniendo por completo la producción durante cinco semanas entre marzo y abril para poder avanzar con los cambios estructurales requeridos. En ese lapso, se intervino el sector de Estampado donde se realizaron trabajos de base para la instalación de una nueva línea de prensas de alta velocidad; trabajo que incluyó el movimiento de suelo y fundaciones, y la elevación de los techos existentes.

En el área de Carrocería, se incorporaron nuevas celdas automáticas con tecnología de punta y se están instalando 338 robots de soldadura y manipuleo, proceso que se completará a mediados de 2022. Asimismo, en la planta de Montaje se instaló una línea completamente nueva para el proceso de dress-up de motores y se realizaron los trabajos necesarios para la futura línea de chasis, la cual permitirá mayor flexibilidad para la fabricación de la nueva generación de la pickup de Ford.

La inversión, a su vez, contempla nueva infraestructura como techos y pisos. En esta fase, también se renovaron por completo los equipos de aire comprimido, instalando nuevos compresores de avanzada para asegurar mayor eficiencia en los procesos de manufactura y se incorporaron en más de 60.000 m2 de sus instalaciones tecnología LED de última generación con sistemas de control automático que, además de brindar niveles óptimos de luminosidad de acuerdo con diferentes indicadores del entorno, ayudan a contribuir con la sustentabilidad de la planta productiva.

Larga data

A finales de la década de 1950, los planes de expansión de Ford en Argentina demandaban mayor capacidad productiva que la ofrecida por la planta de La Boca. Así, el 21 de septiembre de 1961 a 38 kilómetros del centro de Buenos Aires, en un paisaje rural donde hasta ese momento el trazado de la autopista Panamericana solo existía en los tableros de dibujo de los ingenieros, se inauguraba oficialmente el centro industrial de Ford en Pacheco, una inmensa fábrica de motores y vehículos que rápidamente se convertiría en fuente de producción para Argentina y Latinoamérica.

El complejo productivo requirió una inversión de 70 millones de dólares, la mayor que Ford había hecho hasta entonces fuera de los Estados Unidos, y protagonizó un papel decisivo en la explosión del progreso no solo de la localidad de General Pacheco -que hoy se erige como uno de los polos industriales más importantes de la Zona Norte del Gran Buenos Aires-, sino del país. En cuanto a Planta Pacheco, en la empresa comentan que ha sido protagonista de los modelos más icónicos de Ford en el país y la región, como el mítico motor V8, por ejemplo, que marcó los comienzos del nuevo centro productivo de Ford, que para 1962, a tan solo un año de haber iniciado su fabricación, ya celebraba su unidad número 10.000. Ya para 1963, Pacheco comenzaba a producir “el clásico argentino”: el Falcon, fabricado durante tres décadas y que batió los récords de ventas en cada una de ellas. En paralelo, también se iniciaba la manufactura de la sólida F-100. Más tarde llegarían el Fairlane y toda la performance del Taunus, el Sierra, Escort, completando luego con el Focus. Como se dijo, la próxima generación de Ranger para 2023 es motivo del plan de transformación más importante que Planta.

Temas

Dejá tu comentario