Brasil aumentó 30% sus exportaciones de carne

Campo

San Pablo (EFE) - Las exportaciones brasileñas de carne bovina crecieron 31,6 por ciento en volumen y 30 por ciento en valor durante el primer semestre del año en comparación con el mismo período de 2004, dijeron fuentes del sector.

Brasil, el mayor exportador mundial de carne bovina, vendió de enero a junio de 2005 en el exterior 1.142.294 toneladas del producto (carne congelada, enlatada y vísceras), señaló el presidente de la Asociación Brasileña de Industrias Exportadoras de Carnes (ABIEC), Marcus Vinicius Pratini de Moraes.

Estas ventas generaron divisas por 1.459 millones de dólares
. Pratini destacó el crecimiento sostenido de las exportaciones, que en los últimos doce meses sumaron 2.871 millones de dólares, lo que supone un incremento de 42,1 por ciento frente al período comprendido entre julio de 2003 y junio de 2004.

«Pese a que la tasa de cambio afecta un poco nuestras exportaciones, el sector sigue creciendo»,
dijo el presidente de ABIEC, quien señaló que los exportadores de carne han hecho en los últimos años una intensa campaña para penetrar en nuevos mercados, «incluso sacrificando el precio».

Para divulgar más la carne brasileña, los exportadores participarán en los próximos meses en varias ferias y ruedas de negocios internacionales en Bulgaria, Malasia, Rusia y Alemania
, agregó.

El director ejecutivo de la ABIEC, Antonio Jorge Camardelli, destacó que Brasil se ha consolidado como el primer exportador mundial de carne bovina pese a que por «barreras sanitarias», no tiene acceso a los mercados de Corea del Sur, Japón, Taiwán, Estados Unidos, Canadá y México.

Esos mercados compran en conjunto 60 por ciento de la carne comercializada en el mundo
.

Al respecto, Pratini criticó a la
Organización Mundial del Comercio (OMC), de la cual dijo que estableció «un nuevo tipo de colonialismo», al establecer reglas que favorecen a algunos países en el comercio de productos agrícolas y pecuarios.

«Necesitamos eliminar los mecanismos que distorsionan el comercio internacional», dijo Pratini, quien fue ministro de Agricultura del anterior gobierno brasileño.

Agregó que los países en desarrollo no sólo tienen que competir con los subsidios de los países ricos a sus productores agrícolas, sino también con el «proteccionismo disfrazado» bajo el nombre de «sanidad animal y vegetal».

Dejá tu comentario