Emergencia en Bolivia por focos de aftosa

Campo

Autoridades sanitarias bolivianas se declararon en estado de emergencia por la aparición de cuatro focos de fiebre aftosa en el ganadero oriente del país, que afectaron inmediatamente sus exportaciones de carne y lácteos a la Comunidad Andina (CAN) y Brasil.

El estatal Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (Senasag) declaró emergencia sanitaria en la rica provincia de Santa Cruz, centro de millonarias inversiones agroindustriales, donde se han detectado hasta la fecha los focos infecciosos, y movilizó a la gobernación de esta región que desembolsó recursos económicos para paliar el mal.

El Senasag informó ayer que están confirmados los cuatro puntos de infección y ordenó la investigación de 22 haciendas de criaderos de ganado en la misma región oriental para establecer si existen otros casos.

El brasileño Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento impuso barreras sanitarias en la frontera con Bolivia para evitar el ingreso de carnes y animales contaminados, y el Departamento de Salud Animal (DSA) ordenó reforzar las acciones de vigilancia.

La Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), la entidad que agrupa a los empresarios del sector, admitió que sus exportaciones de carne y lácteos a los países andinos se han paralizado y su mercado en Perú es el más afectado, y pidió al gobierno ayuda urgente.

El privado Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) informó que las exportaciones a Perú representan unos 5,2 millones de dólares en leche y pulpa, 2 millones en mantequilla y 1,5 millón de dólares en carne.

Las exportaciones a Ecuador son menores y representan apenas unos 200.000 dólares en carne y lácteos. El boliviano Senasag también amplió la emergencia en las provincias occidentales de La Paz y Oruro, aunquela actividad ganadera es pequeñay más orientada a los mercados internos.

  • Suspensión

    Las autoridades sanitarias han ordenado la paralización de la compra y venta de ganado en los mercados internos y ha suspendido toda feria pública donde se comercializan estos animales.

    De acuerdo con datos del Senasag, Bolivia cuenta con 6,6 millones de cabezas de ganado, principalmente en las provincias orientales de Beni (45%) y Santa Cruz (30%).

    La fiebre aftosa es una enfermedad que puede contagiarse a través del contacto directo entre animales sanos y enfermos o puede transportarse en la ropa de las personas y los vehículos.

    El mal ataca a bovinos, porcinos, caprinos y ovinos, y aumenta la mortalidad de los animales, con las consecuentes pérdidas para los ganaderos.

    Por su parte, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina (SENASA) informó que a raíz de estos focos de fiebre aftosa continúa vigente y se refuerza el estado de alerta sanitaria declarado en octubre de 2005 a través de la Resolución 672/05 del organismo sanitario, por la detección de la enfermedad en el estado de Mato Grosso do Sul, Brasil.

    «En las zonas fronterizas de la Argentina se adoptarán las medidas de control y prevención necesarias para evitar el ingreso de agentes capaces de vehiculizar enfermedades vesiculares exóticas o de alto riesgo, y se reforzarán los controles de las cargas comerciales, los pasajeros, los equipajes y el tránsito de personas. Además, se desinfectarán los vehículos y se instalarán puestos de control en rutas y lugares estratégicos», según informó un comunicado de prensa del SENASA.
  • Dejá tu comentario