Frutar 2007 se consolidó como referente del NEA

Campo

Con el eslogan «Formosa, un nuevo modelo de provincia», que reiteran los funcionarios sin distinción de área, la provincia norteña se consolidó durante el último fin de semana como una de las más activas en el desarrollo estratégico agropecuario y agroindustrial.

La II Feria Internacional de Frutos Argentinos (Frutar 2007), que se llevó a cabo en el Predio Ferial Paseo Costanero, es un claro ejemplo del rol que le asignó al campo el gobernador Gildo Insfrán: apoyo total y absoluto y columna estratégica de sus acciones de gobierno. Es por ello que no sorprendió que representantes de Paraguay, Uruguay, Brasil, Chile, Rusia se hayan acercado hacia el norte del país con el fin de comprar y ofrecer sus frutas, hortalizas, sus plantas ornamentales, equipamiento y maquinaria de riego (clave en esta zona) y demás servicios, producto de la última tecnología.

Las estrategias productivas de Formosa, logran posicionarse en el NEA con el ritmo frenético que, desde la parte oficial, le imponen el gobernador Insfrán (para todos, sin distinción, simplemente «Gildo») y Luis Eugenio Basterra, el ministro de la Producción de la provincia, quien definió bien los objetivos al explicar, durante la inauguración oficial de Frutar 2007 el sábado a la noche, que « nuestra provincia es agrícola, forestal, ganadera y turística. Y ésta es una definición política. Formosa ya no es porque recibe la colaboración de la Nación. Somos desde nosotros... Un modelo de desarrollo con inclusión, con una visión estratégica que necesita y tiene una planificación en infraestructura que acompaña y permite que los productores sean competitivos y puedan desarrollar sus actividades con agregado de valor y la articulación de un esquema comercial sin trabas». Lo escuchaba y asentía durante el acto el gobernador; la ministra de Economía de Formosa, Inés Lotto, y el secretario de Agricultura de la Nación, Javier María de Urquiza. Precisamente, el funcionario nacional, a su turno, destacó que su presencia se debió a la necesidad de reafirmar «el compromiso federal» y opinó que «en la Argentina vamos a profundizar los modelos» vigentes e instó a producir más frente al escenario positivo -que reconoció, aunque él no lo comparte, que algunos sostienen que se debe sólo al «viento favorable» de los mercados internacionales-.

  • Convenio

    De Urquiza y Basterra firmaron un Convenio de Cooperación Técnica, a través del cual, Agricultura de la Nación se comprometió a facilitar los mecanismos para «mejorar la banana formoseña» en su calidad y «apostar a la especialización productiva».

    El acto protocolar fue el broche de una feria que brindó variadas oportunidades a productores, industriales e inversores.

    Las rondas de negocios son uno de los ejes centrales de Frutar: «Este año se concretaron negocios por un monto casi cercano a los 30,5 millones de pesos con 867 reuniones y 68 empresas participantes. Es un crecimiento importantísimo ya que en 2005 se habían operado $ 20 millones», contaba entusiasmado Guillermo Arévalo, coordinador general de la Feria y gerente general de la Agencia de Desarrollo Empresarial, una de las entidades organizadoras (junto al gobierno provincial y el Centro de Entrenamiento Empresario).

    Mendoza, San Juan, Salta, Tucumán, Buenos Aires, Entre Ríos y Misiones, además de las provincias patagónicas, estuvieron representadas por empresarios ávidos por cerrar trato por productos formoseños. «De esta forma, se va consolidando el objetivo de Frutar, de ser un ámbito de concentración del sector frutihortícola argentino y del Mercosur. Entonces, nuestro objetivo para 2009 ya es claro: terminar de consolidar a Frutar como la feria de referencia de la Argentina, donde todos los productores puedan capacitarse en tecnología, capacitarse y contactarse con empresas que integran toda la cadena de agregación de valor, desde quien provee semilla y fertilizante hasta quien vende el producto terminado, fresco o con valor agregados», indicaba Arévalo.

    Como fueron incluidas todas las facetas de la cadena de valor de los diferentes productos frutihortícolas, el rubro consumo no estuvo ausente. Clases magistrales de cocina a cargo de reconocidas cheff lograron concentrar el interés de alrededor de 600 personas por día, quienes al comenzar la noche acudían a escuchar clases que incluían a los productos formoseños como ingrediente principal. Pacú, surubí, yacaré, papaya, carambola, maracuyá, banana, miel desfilaron preparados de varias maneras en platos simples, creación de las cocineras Dolli Irigoyen, Choly Berreteaga y Maru Botana.

  • Objetivo

    «La idea es fortalecer la cultura de consumo de productos regionales», explicaba Arévalo. Y ratificaba que «Frutar se enmarca en una estrategia, muy clara, que tiene Formosa de desarrollo productivo. Es ésta una manera de acercar al productor con el consumidor; es una manera de apoyar el conocimiento de tecnología de los productores, tanto pequeños como medianos y grandes. Esto incluye apoyo crediticio, por ejemplo, para el acceso a equipos de riego». Para los productores grandes, la cuestión no es compleja por la disponibilidad de capital de trabajo. Pero los pequeños y medianos productores encuentran en las políticas del Estado provincial una forma de acceso a las plataformas tecnológicas de última generación. Los más chicos están, además, respaldados por el Instituto Provincial de Acción Integral para el Pequeño Productor Agropecuario (Paippa), que tiene como fin acompañar el desarrollo del pequeño productor y su familia para que alcance su autosostenimiento, ocupe de manera eficaz su tierra con la forma transformadora de su trabajo. «Este Instituto tiene rango de ministerio y depende directamente del Gobernador, reúne el esfuerzo de todos los ministerios y trabaja cerca de la gente, en la chacra,formando pequeñas unidadesde ejecución que benefician a un total de 9.500 productores en toda la provincia», expresó Alberto Zorrilla, coordinador ejecutivo del Instituto Paippa, quien a su vez comentaba el orgullo que resulta ser «paipero», como se los conoce a quienes han sido beneficiados por esta política estatal, «muchos de los cuales ahora tienen a sus hijos y sus nuevas familias integrados al sistema».

    Sobre el cierre, Arévalo destacó la presencia de los «pequeños productores agropecuarios que, coordinados por el Instituto Paippa, fueron destinatarios de los seminarios técnicos con interés específico, que fueron realizados en la localidad de Laguna Blanca, corazón de la región frutihortícola de nuestra provincia».
  • Dejá tu comentario