Semana de los Bodegones: los diez lugares que no podés dejar de visitar en la Ciudad de Buenos Aires

Se celebra hasta el próximo domingo con lugares que ofrecen platos únicos e increíbles. Conocelos.

En el marco de los festejos por la Semana de los Bodegones, desde este sábado, y hasta el domingo 15 de mayo, se celebrará nuevamente esta tradición en más de 60 establecimientos gastronómicos de CABA, Mar del Plata, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. El origen de los bodegones se remonta a las antiguas pulperías del SXIX.

Será la tercera edición de dicho evento que con el tiempo y con la llegada de colectividades de otros países, incorporó platos italianos, españoles y alemanes, entre otros.

Para que te pierdas nada y puedas disfrutar de esta semana especial, te dejamos a continuación un listado con los 10 bodegones que no podés dejar de visitar en la Ciudad de Buenos Aires, según TN.

El Globo

El Globo.jpg

Ubicado en Hipólito Yrigoyen 1199, en el barrio de Monserrat, El Globo es uno de los restoranes más históricos de la Ciudad de Buenos Aires. Emplazado en el centro porteño desde 1908, cuenta con un gran salón con una ambientación bien de época y los platos más típicos de la gastronomía de Buenos Aires y sus alrededores. El puchero es, sin dudas, su preparación insignia y algo difícil de esquivar, aún en verano y días de calor.

El Ferroviario

El Ferroviario.jpg

Como su nombre lo indica, esta parrilla está pegada a las vías del tren Sarmiento, a metros nada más de la estación de Liniers, y tiene toda una temática ferroviaria. Ubicado en Av. Reservistas Argentinos 219, donde estaban los talleres ferroviarios de Liniers, este restaurant es un obligado para los amantes de la carne y los platos generosos.

El Federal

El Federal.jpg

De San Telmo, en la esquina de Carlos Calvo y Perú. El Federal es otro sitio de paso obligado para los turistas que vienen a conocer los rincones más porteños de la Ciudad. También se recomienda reserva, porque siempre está lleno. Entre las especialidades que ofrecen están la tortilla a la española, buenas picadas, las carnes y los ravioles entre las pastas.

El Antojo

el-antojo.jpg

Las milanesas de este rincón de Villa del Parque son una cita obligada para los que gustan del buen comer. Tanto que en 2017 fue consagrada como la mejor milanesa de la Ciudad de Buenos Aires en un concurso realizado por el gobierno porteño. Nacido como parrilla, El Antojo se reconvirtió y encontró en este plato la forma de ofrecer algo distinto en las orillas de la Capital Federal, en Tinogasta 3174.

Don Carlos

Don Carlos.jpg

Un clásico porteño, elegido tanto por figuras del espectáculo como también del deporte. Una visita a esta histórica cantina es una aventura: probablemente no puedas decidir qué comer, ya que en la casa de Carlitos Zinola él es amo y señor, y quien recomienda lo que podrán disfrutar los comensales. Pero a no temer, porque todo lo que ofrece es de altísima calidad. Platos abundantes y sabrosos, qué más se puede pedir. Está justo frente a la cancha de Boca Juniors, en la esquina de Brandsen y Del Valle Iberlucea.

La Ochavita

La Ochavita.JPG

Atendido por una familia, el bodegón La Ochavita está en Pieres 1399, de Mataderos. Se caracteriza por ser un espacio acogedor, en el que preparan platos caseros abundantes. Quienes forman parte del mismo, aseguran que comer allí es como hacerlo en casa. El menú de este sitio es bastante amplio. Sin embargo, en las reseñas del restaurante se recomiendan la provoleta y las milanesas: se lucen más que el resto de las comidas.

Manolo

Manolo.jpg

Fundado hace más de 25 años por el asturiano Manolo Fernández y administrado actualmente por sus hijos, Manolo “encarna la tradición de los argentinos de comer como el culto de compartir un momento”, según explican en su página oficial. Este lugar permite disfrutar de comer como si fuera nuestra propia casa con platos porteños sabrosos y abundantes. Está ubicado en Bolívar 1299, en el barrio de San Telmo. Con la estructura típica de los bodegones, allí se pueden festejar, celebrar cumpleaños o tan solo compartir una cena o almuerzo solo o con alguien que se desee.

El Obrero

el obrero.webp

Ubicado en el barrio de La Boca, en la calle Agustín Caffarena 64, a pocos metros de la Usina del Arte, El Obrero es un emblemático lugar que recibió muchos famosos. Por allí pasaron desde estrellas internacionales como Francis Ford Coppola y Susan Sarandon hasta el propio Diego Armando Maradona. Su nombre se debe a que, en sus comienzos, hace más de 60 años, fue una fonda en la que servían platos calóricos y baratos para los obreros de la zona. A pesar del paso del tiempo, mantiene sus cimientos y sus especialidades son la cazuela de mariscos “el obrero”, la tortilla babé y las rabas.

Roque

roque.JPG

Ubicado en el corazón de Boedo, Inclán 3999, Roque se define como un “almacén de pizzas y comidas” y Abrió sus puertas en 1908. Sus especialidades: el “alfajor Roque”, que es una torre de escalopes de lomo intercalada con fetas de panceta y queso, o el bife “Silvio”, un bife de chorizo que nada en crema, queso roquefort, aceitunas negras, rúcula y queso rallado. Para el postre, hay que probar el volcán.

Miramar

MrmENTRADA.jpg

Miramar, uno de los bodegones más tradicionales y emblemáticos de la Ciudad, está en la esquina de San Juan y Sarandí, en San Cristóbal. Comenzó como rotisería y despacho de bebidas y, luego pasó a ser restaurante. Su salón es con techos altos, ventanales a la calle, una barra de madera con estanterías y una vitrina con recuerdos y botellas de vinos incunables. Al ingresar, se huele el aroma a la tortilla española que realizan, un clásico de la casa. Además, tienen platos olvidados en otros lugares gastronómicos: caracoles en un sofrito de salsa de tomate o el rabo de toro con papas al natural.

Dejá tu comentario