Cunde la alarma global tras la amenaza de guerra abierta, incluso nuclear, de Putin

Mundo

Subió la apuesta tras la pérdida de territorio ocupado en Ucrania. Biden se mostró consternado y la OTAN habló de “consecuencias sin precedentes”.

Moscú - El presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó ayer la movilización de cientos de miles de reservistas para relanzar su ofensiva en Ucrania y amenazó con recurrir al arma atómica, una advertencia que Estados Unidos dijo tomarse “en serio”.

En un discurso a la nación, Putin dijo estar dispuesto a utilizar “todos los medios” de su arsenal frente a Occidente, al que acusa de querer “destruir” Rusia. “Esto no es un bluff”, recalcó con semblante serio. El martes, el anuncio de los referendos de anexión en las zonas controladas por Moscú en Ucrania, del 23 al 27 de septiembre, había supuesto un primer endurecimiento de la situación. La doctrina militar rusa prevé la posibilidad de recurrir a armas nucleares si los territorios considerados como rusos por Moscú son atacados, lo que podría ser el caso con las zonas anexadas.

Las votaciones tendrán lugar en las regiones de Donetsk y Lugansk, que conforman la cuenca del Donbás (este); y en las zonas ocupadas de Jersón y de Zaporiyia, en el sur. Ante un desgaste de su ofensiva de siete meses, Putin decidió subir la apuesta. Las fuerzas rusas han registrado duros golpes frente a las contraofensivas ucranianas en las regiones de Jersón (sur) y de Járkov (noreste), donde tuvieron que ceder mucho terreno.

Reacciones

Estados Unidos denunció rápidamente una “retórica irresponsable de una potencia nuclear” y aseguró que tomaba esta amenaza “en serio”.

“Un miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas invadió a su vecino, intentó borrar del mapa a un Estado soberano. Rusia ha violado descaradamente los principios básicos de la Carta de las Naciones Unidas”, dijo Joe Biden durante su discurso ante la Asamblea General del organismo. “Una guerra nuclear no se puede ganar y nunca se debe librar”, añadió.

La alarma se hizo global. El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, acusó a Putin de utilizar una “retórica nuclear imprudente”. El uso de armamento nuclear “tendría consecuencias sin precedentes para Rusia”, agregó.

En tanto, el presidente francés Emmanuel Macron instó a la comunidad internacional a “presionar al máximo al presidente Putin para que detenga esta guerra que ya no tiene ningún sentido”.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, advirtió, por su parte, que “la paz mundial está en peligro”.

Con evidente preocupación ante el cariz que toma la crisis, el portavoz de la Cancillería de China, Wang Wenbin, llamó “a las partes relevantes a alcanzar un alto el fuego a través del diálogo y las consultas”, y a “encontrar lo antes posible una solución que responda a las legítimas preocupaciones de seguridad de todas las partes”.

Llamativamente, Pekín pidió respeto por la “integridad territorial de todos los países” al día siguiente del anuncio de los referendos de anexión anunciados en las regiones prorrusas de Ucrania.

Definiciones

“Solo estamos hablando de una movilización parcial”, aclaró el presidente ruso en su mensaje, señalando que se trata de una medida “urgente y necesaria”. El ministro de Defensa Serguéi Shoigu precisó que la orden atañe a 300.000 reservistas en un primer momento.

En una entrevista con el canal alemán Bild TV, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo que “no cree” que Rusia vaya a usar armas nucleares. “No creo que el mundo deje que eso ocurra”, afirmó.

El discurso de ayer de Putin supone una escalada en la retórica contra los países occidentales, a los que acusó de querer “dividir y destruir” Rusia al enviar armamento a Ucrania y de someter a Moscú a un “chantaje nuclear”. Su ministro de Defensa afirmó que Rusia no lucha “tanto contra Ucrania como contra Occidente”.

Dejá tu comentario