Deportes

Del Potro y otra traumática ausencia que se estira en el tiempo

El tandilense se fracturó la rótula el 11 de octubre de 2018 en Shanghai. Desde entonces, acumuló algunas malas decisiones y otros hechos desafortunados que lo tienen, salvo algunos partidos, afuera del circuito: este jueves anunció su baja de los torneos de Estocolmo y Viena.

Hace exactamente un año, Juan Martín Del Potro empezó a vivir otro calvario. Shanghai, 11 de octubre de 2018, un partido muy peleado con el croata Borna Coric. El tandilense bloquea el saque de su rival, pero al volver al centro, patina y cae sobre su rodilla derecha. Días después se confirmó una fractura en la rótula, que se repetiría este año en otro torneo y estiraría una temporada cargada de desilusiones.

La carrera de “La Torre” estuvo marcada por lesiones infortuitas que aparecieron tras sus grandes hitos personales. Esta vez, la caída en la gran ciudad china se dio luego de haber alcanzado el puesto número 3 del ranking. Algunas malas decisiones terminaron prolongando una ausencia –en plenitud- que ya lleva 12 meses.

“Delpo” tuvo una fugaz reinserción al ATP Tour en febrero, cuando disputó el torneo de Delray Beach. Luego tuvo una lógica vuelta en las citas de polvo, una superficie más amistosa para su físico: Madrid, Roma y Roland Garros entusiasmaron con una presencia definitiva. Sin embargo, cuando resbaló en Queen’s ante Denis Shapovalov, todo se desvaneció producto de una nueva fractura.

caidaSH.mp4

El daño estaba hecho desde antes. Tras fracturarse la rótula derecha en Shanghai, Del Potro encaró su recuperación con Jorge Batista, reconocido médico de Boca. A pesar de la experiencia del especialista, el campeón del US Open 2009 se negó a operarse y probó una opción alternativa con plasma, que terminó demorando su regreso hasta inicios de esta temporada.

Martes 19 de febrero de 2019, Delray Beach. El tandilense superó al japonés Yoshihito Nishioka, pero no lució sólido. A continuación sorteó al local Reilly Opelka, para finalmente caer ante el también estadounidense Mackenzie McDonald. Lejos estuvo de mostrar una imagen convincente, y decantó en una baja del ATP 500 de Acapulco la semana siguiente.

En ese marco, las versiones sobre una posible cirugía crecieron, aunque el mejor tenista del país seguía sin aceptar pasar, por quinta vez, por el quirófano. Rota la relación con Batista y habiéndolo hecho público, la terapia regenerativa pasó a manos del español Ángel Ruiz Cotorro, médico de confianza de Rafael Nadal.

Tras avanzar en su recuperación, finalmente Del Potro hizo su aparición estelar en la gira europea de polvo de ladrillo que desemboca en Roland Garros. No obstante, otra vez estuvo lejos de su mejor versión, aunque en Roma llegó a cuartos y perdió en un duro match ante el N°1, Novak Djokovic.

Algo lento, pesado, casi esquivando el revés pero con una derecha tan demoledora como siempre, el tandilense se las arregló para llegar a octavos del segundo Grand Slam del año, donde perdió con el ruso Karen Khachanov. El clay no es el piso que más lo favorece, pero a la vez es el menos nocivo, por el rebote. Ocurre algo similar a quienes quieren correr o trotar y se les recomienda hacerlo sobre la tierra y no en cemento.

delpo.mp4

Londres, 19 de junio. Nadie podía imaginar que, algunas semanas después de entrar a los courts –al parecer- definitivamente, el campeón de la Copa Davis 2016 volvería a pisar en falso. Tras ir a la red ante Shapovalov en Quenn’s, resbaló y se le dobló la pierna derecha. ¿La consecuencia? Una nueva fractura y, ahora sí, una visita al quirófano.

Cotorro fue el encargado de llevar adelante el proceso, de principio a fin. De a poco, avanzó en su recuperación pese a que, ni bien anunció la cirugía, dejó sembrada la duda. “Si el del otro día fue mi último partido o no, no lo sé”, lanzó con dramatismo en un video difundido en sus redes sociales.

Semanas atrás, en agosto, en uno de sus escasos envíos comunicativos, confirmó que su regreso sería en Estocolmo y en Viena, con la posibilidad latente de cerrar el año en el Masters 1000 de París, torneo que le pone fin a la temporada de la mayoría de los jugadores. Elevando la apuesta, algunos días después se produjo el espectacular aviso de su exhibición ante Roger Federer en Parque Roca.

Embed

Pero mientras las jornadas se iban tachando en el calendario, a la “Torre de Tandil” se lo veía muy poco practicar tenis en una cancha. Apenas un video oficial en un court indoors de cemento (presuntamente en Buenos Aires) y nada más.

En los últimos días, Ámbito pudo saber que viajó a Barcelona para hacerse controles en la Clínica Mapfre de Medicina del Tenis, donde atiende Cotorro a sus pacientes. Además, diversas fuentes confirmaron sus tareas en el Real Club de Tenis de la capital catalana, aunque según informaron, no había practicado en cancha rápida, sino en polvo de ladrillo (imagen que se pudo ver en un tuit publicado en las últimas horas, pero sin mostrar actividad). ¿Entrenamiento en superficie lenta pocos días de volver a jugar en uno de los cementos más veloces del tour?

Los doctores le recomendaron a “Delpo”, pese a que la rehabilitación es buena, “no forzar la competición de octubre para continuar con el plan sugerido”. De esta forma, el exnúmero 3 del ranking se bajó de los torneos de Estocolmo y Viena. Algunas horas antes, y de acuerdo a una información de la agencia Télam, el propio jugador había comentado: “Me siento bien, pero tengo poco tiempo. Debo realizar otra consulta con los médicos”.

delpoRCTB_.jpg
<p>Del Potro, al salir este jueves del Real Club de Tenis de Barcelona.</p>

Del Potro, al salir este jueves del Real Club de Tenis de Barcelona.

Desde que la mejor raqueta nacional de los últimos años se rompió la rótula en el M1000 chino hasta su primer regreso en la Florida pasó algo más de cuatro meses, entre pruebas y experimentos. Finalmente, una vez ocurrida la segunda lesión, optó por operarse a finales de junio último. Si el tenista de 1.98 metros reaparece el 20 de noviembre ante Federer, serán casi cinco meses de ausencia.

En suma, Del Potro acumuló un año más de calvario. En 2019 sólo disputó 12 partidos. Pero lo que viene en el futuro parece ser más alentador, teniendo en cuenta que si todo marcha sin más frenos, terminará el curso rehabilitado y podrá iniciar la pretemporada en plenitud. Como dijo en reiteradas oportunidades, sólo necesita estar sano, su potencial lo hará peligroso por sí mismo y recuperará su estatus.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario