Argentina tuvo un gran desahogo ante Colombia

Deportes

El seleccionado argentino de fútbol, con una segunda parte de nivel excepcional, dejó atrás los últimos malos resultados y venció a Colombia por 2 a 1, en el estadio Metropolitano de Barranquilla, con casi 40 grados de temperatura. 

Colombia se adelantó en el marcador con un gol en contra de Javier Mascherano a los 45 minutos de la primera parte, mientras que Lionel Messi a los 14 minutos y Sergio Agüero a los 38 le dieron la merecida victoria a Argentina.

Con este resultado, el equipo conducido por Alejandro Sabella suma siete puntos en cuatro presentaciones, mientras que Colombia quedó con cuatro unidades en tres.

El partido, válido por las eliminatorias sudamericanas con miras al mundial de Brasil 2014, contó con la presencia del presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Argentina salió a la cancha con un cauteloso esquema 4-4-2 más en los intérpretes que los números fríos. Un mediocampo `combativo` con Rodrigo Braña y Javier
Mascherano
como centrales, mientras que Pablo Guiñazú y José Sosa ocuparon ambas bandas, dejando a Messi y Gonzalo Higuaín en el ataque.

El técnico colombiano, Leonel Álvarez, no tuvo contemplaciones con la idolatría del ídolo de Barranquilla, el delantero de Racing, Teófilo Gutiérrez, de floja actuación el viernes en el empate 1-1 con Venezuela, y lo reemplazó por Adrián Ramos, de Hertha de Alemania, aunque jugó con un 4-2-3-1 y no con los dos atacantes que había pronosticado.

En los primeros minutos, con ninguna aproximación de peligro, Argentina logró la tenencia de la pelota en campo rival aunque sin profundidad, ante los locales que se mostraron con demasiado respeto por los dirigidos por Sabella.

El partido se jugaba al ritmo que quería y le convenía a los visitantes con un ambiente casi irrespirable y José Sosa como el jugador con apariciones más interesantes desde su habilidad, volcado sobre la derecha.

Al promediar la etapa, Álvarez cambió de punta a James Rodríguez, hacia la derecha, ante la improductividad total en la ofensiva de los dueños de casa hasta ese momento, dejando a Jackson Martínez como único delantero y pasando Ramos a la izquierda.

Precisamente, tras ese cambio posicional, Ramos enganchó dos veces ante Pablo Zabaleta y Federico Fernández y remató fuerte, pero la aparición de Nicolás Burdisso despejó el primer momento de real acecho para el arco defendido por Sergio Romero.

A los 37, tras un violenta falta que le cometió a Rodríguez, Burdisso se lesionó y fue reemplazado por Leandro Desábato, pero en los instantes que Argentina quedó con diez hombres antes de la variante otra vez Cristian Armero aprovechó el espacio a espaldas de Sosa y envió un centro preciso que Martínez definió mal de cabeza.

Argentina en el final de la primera etapa pareció sentir el efecto climático, perdió el dominio de la pelota y los dueños de casa consiguieron hilvanar las mejores ocasiones hasta que a los 45 desnivelaron en el marcador, con algo de fortuna.

Un tiro libre desde la izquierda, al borde del área grande de Dorlan Pabón, bajo y sin peligro, fue desviado en el camino por Mascherano y Argentina se fue al descanso en desventaja, sin merecerlo.

Messi apareció muy poco, no por una marca efectiva de los rivales ni por la violencia contraria, sino que el esquema lo dejó junto a Higuaín aislados lejos del arco custodiado por David Ospina.

Para la segunda parte, Sabella realizó un cambio de timón con el ingreso de Sergio Agüero por Pablo Guiñazú, obviamente para buscar más ofensiva ante la total falta de profundidad que había sufrido el equipo y Sosa ahora por la izquierda.

Más allá de la variante ofensiva, siguió Argentina padeciendo la falta de marca por la banda derecha del mediocampo, donde en la primera parte había sido desbordado Sosa y en la segunda directamente Pablo Zabaleta cumplió la doble función en soledad.

Con Agüero por la derecha, Messi pudo retrasarse unos metros y tener más contacto con la pelota y a los 60 frotó la lámpara, también con algo de ayuda ajena.

El mejor jugador del mundo habilitó a Sosa en una buena pared por la izquierda, el ex-Estudiantes de La Plata envió un centro bajo, entre David Ospina y Mario Yepes no despejaron y el delantero de Barcelona empató el partido sin oposición, para darle justicia al marcador.

Colombia sintió el impacto del empate y Argentina, con Messi más participativo y una buena tarea de Sosa en la creación, volvió a ser el dueño del ritmo del encuentro y a los 66 el árbitro brasileño Salvio Fagundes ignoró un penal infantil de Aquivaldo Mosquera a Higuaín.

El lateral Camilo Zúñiga casi vuelve a adelantar a Colombia en una buena escalada sobre la derecha a los 77 pero Sergio Romero resolvió con seguridad ante el remate bajo.

Argentina fue mejor en todo el segundo tiempo y el premio llegó a los 83. Messi volvió a encarar a Yepes, habilitó a Higuaín que enganchó hacia atrás y remató fuerte y cruzado. Ospina desvió el remate esquinado que Agüero corrigió con el arco a su merced.

Argentina fue inteligente pero sin verticalidad en el inicio y tomó el mando del partido en toda la parte final y hasta pudo aumentar al marcador con Messi en tiempo de descuento.

Un triunfo para cerrar un año complicado, sin el título en la Copa América y con resultados negativos históricos ante rivales de menor envergadura como Venezuela y Bolivia. Hasta junio de 2012, cuando reciba a Ecuador, Sabella tendrá algo de paz.

Dejá tu comentario