Argentina busca seguir creciendo en los Juegos Olímpicos de Pekín

Deportes

La Selección va en búsqueda de las medallas, que nunca ha podido ganar. Afirman que los deportistas están trabajando para conseguir su objetivo.

Argentina, el país latinoamericano, junto a Chile, de mayor tradición en deportes de nieve y hielo, nunca ha ganado una medalla en unos Juegos Olímpicos de Invierno.

La nación de la región con mayor número de participaciones en los Juegos de Invierno, acude a Pekín-2022 con seis representantes, uno menos que en los Juegos pasados de Pyeongchang-2018, aunque con la intención de mejorar los resultados conseguidos en la cita surcoreana.

"El objetivo es mejorar los resultados de los Juegos anteriores y demostrar a los chicos más jóvenes que con esfuerzo se puede acceder a un evento tan importante como un Juego Olímpico", afirma el presidente de la Federación Argentina de Ski y Andinismo (FASA), Martín Begino, jefe de la delegación rioplatense en la cita china, que comienza el 4 de febrero.

Cuando se le pregunta si existe la posibilidad de que Argentina logre un día una medalla en Juegos Olímpicos de Invierno, Begino reconoce que la fecha no está cercana.

"El nivel de desarrollo de los deportes de invierno hoy nos mantiene alejados de la posibilidad de una medalla. Más allá de eso siempre se trabaja en pos de ese objetivo y con esfuerzo se puede conseguir", señala.

Lejano queda el cuarto y quinto puesto del bobsleigh argentino en los Juegos de Saint Moritz de 1928.

Pero eran otros tiempos. Más cercano cronológicamente, aunque también distante, es el decimosexto puesto de Osvaldo Ancinas en el eslalon de Squaw Valley-1960, que se mantiene como mejor logro individual.

En Pyeongchang-2018, hubo cuatro pruebas con argentinos en el Top-30, destacando las actuaciones de Verónica Ravenna en luge y de Matías Schmitt en slopestyle, ambos en el puesto 24.

A ellos se unieron los puestos 30 de Steven Williams en snowboardcross y del propio Matías Schmitt en Big Air, también en snowboard.

En esquí alpino, Nicol Gastaldi concluyó en el puesto 42 en gigante y no terminó en eslalon.

En Sochi-2014, Macarena Simari obtuvo un 20º puesto en supercombinada, en unos Juegos en que se consiguieron otros cuatro resultados entre los Top 30.

Argentina es un país con nieve, aunque alejada de las grandes urbes de un país que cuenta en torno a las 600 licencias en la FASA.

"Existe una desconexión entre los esquiadores turistas y los competidores. Creo que realizando campañas de contacto entre competidores y turistas se podría lograr más conocimiento. Esto se aplica fundamentalmente a esquí alpino y snowboard donde hay una cantidad de turistas bastante importante. Hay otros deportes como esquí de fondo que es más difícil", indica el dirigente.

"Los deportes donde no hay infraestructura o dicha infraestructura es muy básica, como luge o patinaje sobre hielo es más difícil", añade el jefe de la delegación argentina en Pekín.

Begino es consciente de que la tarea es complicada.

"Uno de los problemas de los deportes de invierno es que no hay ciudades grandes cerca de los centros de esquí. Por otro lado, el costo de practicarlos si bien es más alto que otros deportes se lo tiene sindicado como prohibitivo y en algunos casos no es tan así", afirma.

"Existen deportes que tienen infraestructura como el esquí alpino, snowboard y esquí de fondo. En estos casos, hay un nivel de desarrollo razonable. Hay clubes, hay formación de chicos y competencias tanto nacionales como internacionales. Los otros deportes tienen muy poco nivel de desarrollo o ninguno", concluye.

De los seis representantes argentinos en Pekín-2022, solo Vero Ravenna, participante de luge, que lleva desde los seis años en Canadá, estuvo ya en Pyeongchang.

Ravenna y Francesca Baruzzi, que participará en eslalon, gigante y supergigante, aparecen como las predestinadas a buscar las mejores posiciones y tratar de meterse en el Top-20.

Completan la participación argentina Tomás Birkner en esquí alpino, Franco dal Farra y Nahiara Díaz en esquí de fondo, además de Victoria Rodríguez López en patinaje de velocidad.

En ellos seis están depositadas las esperanzas argentinas para estos Juegos. Y que sirva de vidriera para atraer a niños y jóvenes a practicarlo de forma competitiva.

Dejá tu comentario