13 de diciembre 2007 - 00:00

Boca pegó en el momento justo y juega otra final

Neri Cardozo acaba de convertir el único gol del partido y Morel y Vargas lo «tapan» en el festejo. Boca ganó bien y juega el domingo la final.
Neri Cardozo acaba de convertir el único gol del partido y Morel y Vargas lo «tapan» en el festejo. Boca ganó bien y juega el domingo la final.
Boca se clasificó finalista del Mundial de Clubes al derrotar de manera inobjetable al Etoile Sportive de Túnez por 1 a 0, en un intenso partido disputado en el Estadio Nacional de Tokio.

Ante 55 mil personas mostró algunos chispazos durante la primera etapa y mejoró en el complemento, aunque la falta de fortuna y de puntería lo privaron de ampliar la diferencia.

Para colmo de males, debió jugar los últimos 25 minutos en inferioridad numérica por la expulsión de Fabián Vargas por doble amonestación.

Boca volvió a mostrar ciertas debilidades defensivas que fueron minimizadas por el modesto poderío de ataque del campeónafricano, aunque pueden ser fatales ante un adversario con mejor peso específico. Jugó los primeros 45 minutos con intermitencias, con protagonismo en los primeros diez minutos, pero se fue apagando con el correr del reloj.

Vargas, Sebastián Battaglia y Ever Banega fueron los abanderados de la marca en la zona de gestación, sector en el que Etoile intentó presionar, quitar espacios y salir rápidamente.

En ese lapso, Rodrigo Palacio y Neri Cardozo fueron los más movedizos del ataque, mientras que Palermo, volvió a demostrar su importancia como referente de la delantera.

Por el lado de los tunecinos, sólo el juvenil y máxima promesade ese país Amine Chermiti inquietó con su movilidad, aunque no aprovechó los errores defensivos, principalmente de Paletta.

Recién a los 36 minutos, Palermo habilitó a Palacio, quien en posición de wing izquierdo, se metió dentro del área, le entregó la pelota mansa a Cardozo entre dos hombres y definió de zurda, arriba, dejando sin chances al arquero Balbouli.

En el complemento, salió decidido a justificar la victoria, manejó los tiempos del partido, aunque sufrió bastantes sobresaltos ante un equipo sumamente inferior.

Palacio, Cardozo y Palermo dejaron de ser los delanteros pasivos de la primera parte y les imprimieron velocidad a sus desplazamientos. El cambio de actitud desnudó las limitaciones técnicas de los africanos, quienes a pesar de todo encontraron el camino para llegar hasta el arco defendido por Caranta.

De a poco, el conjunto africano se animó a buscar la igualdad que alargara el cotejo, mientras que, por la expulsión de Vargas, Boca apostó al cotraataque.

Boca ganó bien ante un rival modesto, sin historia en el universo del fútbol, pero se llevó tarea para el hogar, ya que tendrá que trabajar mucho en el plano defensivo para no repetir errores que ayer no le provocaron un dolor de cabeza, pero que el domingo pueden convertirse en jaqueca.

Dejá tu comentario

Te puede interesar