Boca sufrió otro duro golpe en la Copa

Deportes

Las desventuras de Boca sumaron un nuevo capítulo al perder como local ante Nacional de Montevideo por 1 a 0, en un partido válido por la tercera fecha del grupo 1 de la Copa Libertadores, jugado en el estadio la Bombonera.

El defensor Andrés Scotti, a los 19 minutos de la parte inicial, anotó de cabeza el gol del conjunto uruguayo.

La derrota dejó a Boca un poco más complicado en su objetivo de alcanzar los octavos de final, aunque restan disputarse los desquites.

Los jugadores dirigidos por Carlos Bianchi fueron incapaces de quebrar a un rival diezmado, que después del gol se defendió durante 70 minutos.

El desconcertante equipo local ganó el único partido que jugó como visitante en esta Copa, y cayó las dos veces que actuó en su casa.

Boca trató de hacerse fuerte desde el principio, y a pesar de sus intermitencias buscó el desnivel, guiado por Juan Román Riquelme y con la habilidad de Juan Manuel Martínez o la subida de los laterales.

Sin embargo, en uno de sus primeros intentos ofensivos Nacional llegó al gol: tras un córner desde la izquierda, Andrés Scotti ganó en lo alto y con un potente cabezazo venció a Agustín Orión.

A partir de ahí Boca redobló sus intentos, siguió buscando sin mucha claridad, pero generó varias situaciones para igualar el marcador.

De hecho, Jorge Bava sacó un cabezazo de Claudio Pérez, y al volver el balón sobre el área Ribair Rodríguez desperdició una chance clara de frente al arco.

Después, Cristian Erbes probó desde afuera y la pelota se fue apenas desviada, hasta que Martínez también se animó pero se encontró con una buena respuesta del arquero.

Ya en el final de la etapa, Clemente Rodríguez escaló por su lateral, quedó solo con Bava, pero éste le ganó en el mano a mano.

Los intentos de Boca continuaron en la segunda etapa, estuvo cerca con un cabezazo de Pérez, apenas desviado, tras un centro de Riquelme, quien estaba cada vez más fatigado y menos certero.

A medida que pasaban los minutos Nacional se cerraba más cerca de su área y aguantaba los tibios intentos de un rival desesperado y desordenado.

La expulsión de Daniel Lembo dejó al conjunto uruguayo casi sin recursos para buscar algún contragolpe, y decidido a esperar un poco más arrinconado.

Sin embargo, en ese tramo final Boca apenas inquietó con una jugada individual de Erbes, su remate se desvió en un defensor y se fue muy cerca del horizontal.

Dejá tu comentario