Con un Luna inspirado, Tigre goleó a Boca y agravó su crisis

Deportes

Tigre le dio un durísimo golpe a Boca y lo hundió aún más de cara al superclásico, tras golearlo esta noche por 3 a 0, en Victoria, en un partido correspondiente a la novena fecha del torneo Clausura de fútbol.

Los tres goles del ganador fueron convertidos por Carlos Luna, a los 8 y 43 minutos del primer tiempo, y también a los 32 del complemento.

El elenco local ratificó lo hecho en el partido anterior, donde le ganó como visitante a Huracán, mientras que Boca sigue pasando un momento negro y ya suma siete partidos sin ganar.

Tigre fue ordenado, compacto y letal en el ataque, con un "Chino" Luna implacable; Boca fue la contracara: frágil en defensa e inofensivo en ataque.

Cuando todavía no había pasado nada en el partido y los equipos se estudiaban, Martín Morel leyó con inteligencia a la frágil defensa boquense, puso un preciso pase para Luna y el "Chino", ganando en el pique a Morel Rodríguez, la mandó dentro del arco con un zurdazo.

Con la ventaja a favor, Tigre se recostó unos metros más atrás, cediendo a Boca el terreno y el balón y dejando crecer la figura de Juan Román Riquelme.

El enganche "xeneize" estuvo muy cerca del empate, pero entre Daniel Islas y Damián Leyes taparon lo que hubiese sido una genial definición del volante.

Boca llegaba con facilidad hasta tres cuartos de cancha, pero a partir de allí carecía de sorpresa, cambio de ritmo y juego asociado para generar peligro efectivo.

En ese contexto, recién a los 39 minutos logró la visita aproximarse nuevamente, merced a un derechazo de Cristian Erbes que pasó muy cerca del palo derecho.

Cuando el primer tiempo expiraba, el brasileño Luiz Alberto salió muy lejos de su posición, perdió con Blanco, este aprovechó para mandar un muy buen centro para Luna y el delantero se tiró en "palomita" para marcar el segundo gol.

Boca salió a jugar el complemento visiblemente golpeado desde lo anímico y ni siquiera mostraba los pocos atributos desplegados en el primer tiempo.

Tigre cerró filas, aguantó sin pasar mayores sobresaltos y a partir de los 20 minutos empezó a explotar el contragolpe, ante un rival que cada vez regresaba con más lentitud y dejaba demasiado espacio en el fondo.

En una de esas jugadas, Blanco se fue nuevamente por la derecha, envió el balón al área, Diego Castaño tocó de primera para Luna y el "Chino" coronó su noche soñada con un zurdazo al medio al arco.

Boca no solo atacaba mal y defendía peor, sino que además ni siquiera contaba con una mínima cuota de suerte, ya que Lucas Viatri -recién ingresado- remató dos veces al palo en la misma jugada.

De allí al final, el partido siguió siendo un padecimiento para Boca y una alegría desbordante para Tigre, que pudo marcar aún más goles.

Dejá tu comentario