Gimnasia ganó tres puntos vitales para engrosar el promedio

Deportes

En un partido donde se jugaba mucho más que tres puntos, Gimnasia se impuso por 1 a 0 sobre Racing en el Bosque platense, en el marco de la cuarta fecha del torneo Clausura.

El único gol del encuentro lo marcó el colombiano Marco Pérez, a los 30 minutos del primer tiempo.

El equipo de Avellaneda sufrió la expulsión de Matías Cahais, a los 32 minutos del complemento, por doble amonestación.

Con esta victoria, Gimnasia sigue en descenso directo y Racing en promoción, pero el elenco platense quedó a sólo dos unidades de la "Academia" en la tabla acumulada de promedios.

Tras un arranque de temporada para la ilusión, con goleada ante Central, Racing cayó en un pozo y arrastra tres derrotas consecutivas.

El "Lobo" fue muy superior a lo largo de todo el partido, manejó la pelota y el juego en el primer tiempo, mientras que en el segundo esperó y buscó de contragolpe.

Racing nunca le pudo encontrar la vuelta al encuentro y -pese a contar con tres delanteros en cancha- no pudo generar peligro ante la valla de Gastón Sessa.

El equipo de Claudio Vivas pudo abrir el marcador en su primera llegada -un cabezazo a quemarropa de Cahais contendido por Sessa-, pero eso sólo fue un espejismo y Gimnasia tomó enseguida el dominio del partido.

Dos minutos después, Rubén Maldonado cabeceó en soledad en el área de Racing y encendió la luz de alarma de una defensa que no consigue funcionar y dar seguridad.

El dominio del "Lobo" creció a medida que trascurrían los minutos, la "Academia" no hacía pie y sus tres delanteros quedaban aislados en el ataque.

Sobre la media hora, el colombiano Pérez facturó en la red un desborde de Denis Stracqualursi, concretando en el marcador lo insinuado por el local.

Pese a esto, Racing pudo haber igualado el marcador, a los 44 minutos, por medio de un remate de Bruno Zuculini que rebotó en el ángulo derecho del arco defendido por Sessa.

Racing arrancó el complemento con otra actitud y en la primera jugada de esa etapa estuvo a punto de empatar, pero Agüero salvó una arremetida de Gabriel Hauche, tras una salida de Sessa.

La reacción de Racing fue efímera, Gimnasia se recompuso, cerró sus filas y no permitió que la visita volviera a generar peligro.

El colombiano Pérez estuvo muy cerca de cerrar el partido a los 26, con una definición exquisita -picando la pelota sobre De Olivera-, pero perdió el gol por centímetros.

Apenas pasada la media hora, Cahais metió un patadón a Lucas Castro, vio la segunda amonestación y se fue a las duchas.

Ese fue el golpe de gracia para Racing, que sumó una nueva preocupación tras su paso por el Bosque.

Dejá tu comentario