27 de mayo 2011 - 20:06

Gran victoria de Dulko para meterse en octavos

Dulko consiguió su victoria más importante del año.
Dulko consiguió su victoria más importante del año.
Gisela Dulko sorprendió y, en un partido épico, derrotó por 6-4, 1-6 y 6-3 a la australiana Samantha Stosur (N.8), finalista en la pasada edición del torneo, este viernes en el court Philippe Chatrier de Roland Garros en dieciseisavos de final del Abierto de tenis de Francia.

Tras su inesperado triunfo, la argentina desplegó una pancarta improvisada sobre una toalla blanca que rezaba "Para Myla y Teo, valió la pena".

Se trata de sus sobrinos, mellizos, nacidos la víspera en su país, hijos de su hermano y también entrenador Alejandro, apodado el Tano en su época de jugador, quien a causa de su paternidad no está presente en París.

"El jueves a la noche nacieron mis sobrinos, lo que me puso contentísima, aunque hubiese querido estar allá (en Buenos Aires)... Más allá del partido, significa la emoción. Soy muy familiera. Llegué a pensar en no jugar Roland Garros por ese motivo" explicó Dulko este viernes en una conferencia de prensa.

El jueves, la jugadora había dicho emocionada: "¡Soy la tía más feliz del mundo!". Dulko, de 26 años de edad, quien también había llegado a octavos de final de la prueba del Grand Slam en 2006, y Stosur, de 27 anos, se habían enfrentado antes en dos ocasiones, ambas en Madrid.

"Comencé muy agresiva. Sam es muy potente, muy dura, y de otra manera no podía ganarle. El primer set marchó bien y después más o menos. Estaba un poco nerviosa, pero mejoré al final. Me hizo acordar al comienzo en Madrid, en que jugué muy agresiva", destacó la ganadora.

En las ediciones 2010 y 2011 del torneo de la capital española, la australiana se impuso con lo justo, siempre en duelos de la primera ronda. Por su parte, Stosur, algo resfriada, no quiso dramatizar.

"Fue un partido delicado para ambas, pero ella controló mejor los puntos. En Grand Slam es así, un día estás bien y al otro no tanto. Ella jugó muy bien, aunque en algún momento creí que podía volver a meterme en el partido" explicó la australiana.

La bonaerense, muy animada, comenzó haciendo el break en el primer game después de que su rival pareciera no tener problemas para obtenerlo. Pero luego la primera no dudó y se puso 2-0 arriba con su servicio.

Si bien parecía nerviosa, la rioplatense estaba más metida en el partido y volvió a quebrar el servicio de la jugadora de Brisbane en 3-0 y ponerse 4-0 con su servicio. A pesar de que el complejo en Boulogne estaba soleado, las gafas que la australiana utiliza por simple hábito desde adolescente de nada le sirvieron en los primeros juegos.

Sólo en el quinto fue capaz de mantener su saque y comenzar a mostrar su tenis, birlando el saque a su rival en 4-2 abajo, pero ésta le retrucó para ponerse 5-2. Dulko continuó pegándole fuerte a la bola, buscando ángulos, pero no pudo evitar el break en contra en el octavo game (5-3).

Por momentos, las dejadas y voleas cortas de Dulko desestabilizaron a Stosur, quien igual pudo mantener el saque en 5-4 tras salvar tres bolas de set. Finalmente, la sudamericana cerró el set en 6-4 con un juego blanco con su saque en 48 minutos de juego, durante los que dominó.

En la segunda manga los papeles se invirtieron desde el comienzo, y Stosur logró el quiebre en 2-0 y siguió 3-0. El cielo comenzó a nublarse, pero sin el sol de mayo Dulko igual mantuvo su servicio (3-1 abajo), no obstante, a pesar de disponer de dos bolas de break no pudo emparejar (4-1), y cometió faltas que a la larga le costaron la manga, puesto que perdería su servicio en 5-1 y su rival cerró el parcial 6-1 en 31 minutos.

El tercer y decisivo set, con Stosur ya sin anteojos, comenzó parejo, pero Dulko, algo errática y nerviosa, perdió su saque en el tercer juego y quedó 2-1 abajo pero se recuperó y quebró para igualar 2-2 y colocarse 3-2 arriba. La última palabra no estaba dicha.

Y así fue, porque Dulko volvió a hacer el break para ponerse 4-2 ante una contrariada rival, y con su servicio 5-2, perfilándose la hazaña. Después, cada una mantuvo su servicio y la vencedora cerró con 6-3 en poco más de dos horas.

La ganadora se enfrentará en octavos con la vencedora del duelo de segunda hora, en la misma cancha central, entre la francesa Marion Bartoli (N.11) que venció a la alemana Julia Goerges (N.17). "Estoy tranquila, jugué un partido bárbaro con una finalista. No me creo presión, trataré de disfrutar. En octavos voy a jugar seguramente con alguien que está jugando su mejor tenis y por algo está en los octavos", advirtió.

Dejá tu comentario

Te puede interesar