Handball: Argentina busca un milagro ante Alemania

Deportes

El seleccionado argentino masculino de handball perdió hoy por 32-20 (17-11 parcial) ante su par de Alemania, por la segunda fecha del grupo C del campeonato Mundial de la especialidad que se juega en tierras germanas.

El equipo de Mauricio Torres, con esta segunda derrota acumulada -había caído en el debut ante Polonia por 29-15-, se quedó sin chances de pasar de ronda y mañana, desde las 15.30, jugará el clásico sudamericano contra Brasil.

Argentina deberá ganarle mañana a los brasileños, que hoy cayeron ante los polacos por 31-23, para apoderarse de la tercera plaza del grupo y pasar a la Copa Presidente y así pelear por los puestos que van del 13 al 18 en la clasificación final.

El único enfrentamiento mundialista entre argentinos y brasileños marca una victoria de los primeros por 20-19, en la Copa de Francia 2001.

En el encuentro de hoy, en un estadio Gerry Weber colmado por 11 mil espectadores, Alemania impuso su chapa de local y candidato al título y selló una sólida victoria ante una irregular Argentina.

El goleador argentino fue Mariano Castro, quien en su debut en Mundiales marcó 4 tantos, en tanto que los goleadores del partido fueron Sebastian Preiz, Markus Baur y Christian Zeitz, cada uno con 5 goles.

Alemania tuvo un comienzo dubitativo, lo que permitió que los dirigidos por Mauricio Torres (que jugaron unos primeros veinte minutos casi perfectos) se mantuvieran dentro de partido y jugaran de igual a igual ante los 'tanques' locales.

Pese a que Argentina cometía numerosos errores en defensa, sobretodo en la marca del pivot, Alejo Carrara y Leonardo Querín desde los nueve metros, más la prolija conducción de Juan Ojea, complicaban a la defensa local y sostenían la ilusión de la hazaña 'albiceleste'.

Sin embargo, todo lo bueno que había hecho Argentina al inicio se derrumbó como un castillo de arena en los últimos cinco minutos de la etapa inicial, cuando cometió los mismos errores que en el debut ante Polonia y los locales tomaron una ventaja de seis goles (17-11).

En el segundo tiempo, los alemanes se encargaron de dejar en claro que, a diferencia del fútbol, en el planeta handball no hay equivalencias entre ambos equipos.

Los germanos mejoraron la defensa, tomaron las riendas del partido, aumentaron la diferencia en el marcador a nueve goles (20-11) y terminaron de desmoronar las esperanzas del seleccionado albiceleste.

En esa segunda media hora, Argentina tardó siete minutos en quebrar la resistencia del arquero Johannes Bitter, quien reemplazó a Henning Fritz y en su primera intervención le atajó un penal a Ojea.

El primer gol albiceleste del período lo anotó Federico Pizzarro.

Con el correr de los minutos, al igual que en su primer partido, Argentina no tuvo variantes de juego, y lo terminó pagando con una dolorosa derrota.

Dejá tu comentario