Independiente no pudo con Liga y depende de un milagro

Deportes

El fútbol, muchas veces, se burla de los merecimientos y por más que Independiente mereció ganarle a la Liga de Quito y seguir con vida en el Grupo 8 de la Copa Libertadores, un remate de Hernán Barcos que rebotó primero en Leonel Galeano y después en Julián Velázquez terminó en la red y ahora para clasificarse el equipo de Antonio Mohamed depende de un doble milagro: golear por 8 tantos a Peñarol en el Centenario y que la Liga y Godoy Cruz empaten en la altura de Quito, algo prácticamente improbable.

A pesar del gran recibimiento que tuvo de su gente, Independiente empezó nervioso y no hizo pie en los primeros 15 minutos, en los que los dirigidos por el argentino Edgardo Bauza, sin mucho poder ofensivo, fue el dominador. A partir de allí, se afirmó Patricio Rodríguez y empezó a ser el eje de un equipo que, sin jugar un gran partido, se convirtió en dominador.

El gol llegó a los 24 minutos por un penal de Alexander Domínguez a Leonel Galeano, que fue producto de una jugada que se inició con una posición adelantada de Leonel Núñez. El delantero convirtió con categoría el tiro desde los 12 pasos dejando sin chances al arquero.

En el segundo tiempo, Independiente parecía tener todo controlado. Comenzó buscando el arco rival desde el principio con dos tiros de Julián Velázquez. Pero el gol en contra le cambió los planes y tuvo que atacar constantemente. Tuvo varias oportunidades de gol pero no pudo cambiar el 1-1 final.

Las más claras, un tiro de Núñez que rebotó en un palo y otro de Andrés Silvera, que pasó muy cerca del poste izquierdo. Ambos delanteros tuvieron bastante movilidad y presencia en el área rival durante los 90 minutos.

Pese a los cambios que realizó Mohamed, (Facundo Parra por Patricio Rodríguez, Leandro Gracián por Fernando Godoy y Hernán Fredes por Eduardo Tuzzio), el Rojo continuó con el dominio de pelota y generando ataques, pero nunca logró concretar.

En fútbol los resultados no se merecen, se consiguen, y como Independiente no lo consiguió, se quedó prácticamente afuera pero con el premio de la despedida, cuando su público decidió lo saludó con aplausos en agradecimiento al esfuerzo y al merecimiento de la victoria.

• "Es un golpe duro"

Tras el empate de Independiente, el entrenador del equipo, Antonio Mohamed, se mostró fastidioso en la conferencia de prensa que brindó y aseguró: "Es un golpe duro para nosotros, más por cómo se dio el partido. Ahora le tenemos que apuntar al torneo local". "Estuvimos desatentos en un detalle y nos costó la eliminación, es una tristeza enorme lo que sentimos todos", agregó el "Turco".

El técnico del conjunto de Avellaneda opinó que "Independiente de local con Godoy Cruz y ante Liga de Quito, debería haber ganado. Y el responsable de no haberlo hecho soy yo porque yo soy el que arma el equipo".

Por último el DT reveló que "Patricio Rodríguez se acalambró y por eso salió" y es una pena porque "era lo mejor que teníamos".

Dejá tu comentario