Jordan, al servicio de Obama

Deportes

El exastro del básquetbol, Michael Jordan, considerado el mejor jugador de la historia, realizó el último miércoles una cena para recolectar dinero para la campaña eleccionaria del actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama. En ese marco, el mandatario comparó la política con su deporte preferido.

"No puedo resistirme a hacer una metáfora sobre el básquet", afirmó Obama ante 120 personas, entre ellas grandes estrellas del deporte, quienes pagaron 20.000 dólares por cabeza para asistir a la cena que se celebró en el Lincoln Center de Nueva York.

"Estamos en el último cuarto (del partido). Llevamos una ventaja de algunos puntos pero el otro (equipo) pelea duro y juega un poco sucio. Algunos de nuestros jugadores están en problemas. Un par de ellos están heridos y creo que sólo podrán jugar un partido más", dijo el mandatario, quien peleará su reelección en los comicios del 6 de noviembre frente al republicano Mitt Romney.

"Nadie sabe mejor que Michael (Jordan) que si se tiene un poco de ventaja cuando sólo quedan siete minutos de partido, es en ese momento que se debe eliminar" al equipo adversario, añadió Obama.

Según los últimos sondeos, el mandatario tiene una ligera ventaja sobre Romney. Pero a 76 días de la elección, la lenta recuperación económica del país sigue afectando a la imagen de Obama.

Es "poco frecuente que yo participe a un evento en el cual soy apenas la quinta o sexta persona más interesante", bromeó Obama, gran fanático del deportes de la 'naranja', ante las estrellas de los Knicks de Nueva York Carmelo Anthony y Patrick Ewing, así como Alonzo Mourning, exjugador de los Heat de Miami.

Según trascendió, en la cena se recaudaron unos tres millones de dólares para la campaña de Obama, cuyos fondos han sido menos elevados que los de Romney en los últimos tres meses.

Además de la velada, el Lincoln Center albergó una sesión de autógrafos a 250 dólares por persona (400 boletos fueron vendidos) y una lección de baloncesto a 5.000 dólares, a la que se inscribieron 100 personas.

Se especuló que el político y el exdeportista iban a jugar un pequeño partido de uno contra uno, pero al final las estrellas de la NBA y el presidente sólo arrojaron unos balones al aro y concluyeron la actividad.

Apostando a la popularidad de Jordan, el equipo de Obama organizó también una lotería por un lugar en la cena contra una donación mínima de tres dólares.

El presidente estadounidense recurre con frecuencia a esta clase de eventos para captar dinero, como lo hizo en mayo al organizar una cena en la casa de Los Angeles del actor George Clooney, en la que obtuvo nueve millones de dólares.

Pero es muy raro que quien jugaba para los Chicago Bulls ponga su popularidad al servicio de una causa.

Incluso se hizo célebre por una controvertida frase pronunciada al inicio de los 90, cuando se negó a apoyar a un candidato demócrata negro contra el entonces senador ultra-conservador de Carolina del Norte, Jesse Helms, un adversario declarado de los derechos civiles.

"Los republicanos también compran zapatos", dijo en aquél momento Jordan, quien desde el inicio de su carrera en 1984 mantiene un contrato con el fabricante Nike, al que su imagen aporta miles de millones de dólares.

Obama, admirador declarado del exbasquetbolista, dos años menor, afirma sin embargo haber recibido desde 2004 un cheque de Jordan para financiar su campaña para senador. "No sabía si debía cobrarlo o ponerle un marco", bromeó en un mensaje a sus partidarios.

Dejá tu comentario