25 de septiembre 2015 - 22:16

Justicia brasileña bloquea bienes de Neymar por evasión impositiva

El juez Carlos Muta ordenó el embargo por más de u$s 47 millones por falta de pago en el impuesto de rentas y otras multas. El caso se suma a la investigación por su pase al Barcelona.

Neymar, envuelto en investigaciones por fraude en Brasil y España.
Neymar, envuelto en investigaciones por fraude en Brasil y España.
La justicia brasileña bloqueó 47,3 millones de dólares en bienes del jugador del Barcelona Neymar y de su grupo empresarial por impuestos impagos y multas.

"Verifico que fue aplicada la multa agravada del 150% (...), siendo exigido el pago de 188,8 millones de reales (u$s 47,3 millones)", afirmó el juez de apelación Carlos Muta en su decisión.

Del total, 15,9 millones de dólares corresponden al impuesto a la renta impago entre 2011 y 2013, y el resto a multas e intereses, precisó.

El bloqueo de bienes demandado a la justicia por la Hacienda federal había sido negado en primera instancia.

Según el juez Muta, Neymar "tributó indebidamente" parte de los ingresos de sus últimos años en el Santos, así como en su polémico traspaso al Barcelona en mayo de 2013, que ya es objeto de varios procesos judiciales en España y Brasil.

Una de las operaciones bajo sospecha es el pago que le realizó el Barça dos años antes del fichaje en concepto de "derechos de preferencia", que según la fiscalía española fue de 10 millones de euros, y sobre los que abonó menos impuestos de los que debería, según la Hacienda de Brasil.

Parte de los bienes de tres compañías del grupo Neymar en Brasil, valorados en 244,2 millones de reales (u$s 61,2 millones), también fueron retenidos ya que, según una declaración de propiedades a final de 2013, el ídolo mundial apenas era titular como persona física del 8,05% del patrimonio del grupo.

El atacante brasileño de 23 años, sin embargo, es considerado por el magistrado como el "único responsable por la obtención de los rendimientos" de estas empresas, que ya poseen deudas anteriores con el fisco brasileño por 1,1 millones de dólares.

Los padres de Neymar, de su lado, aseguraron en un largo comunicado que ni su hijo ni ellos, como titulares de las empresas, cometieron ningún delito fiscal, ni tienen fondos en ningún paraíso fiscal, por lo que aguardan "tranquilos" a que se aclare el caso.

Las irregularidades en el pase al Barcelona de quien era el capricho de todos los grandes clubes mundiales generaron una cadena de acciones legales tanto en Brasil como en España que cuestionan la transparencia de una operación que no deja de sumar nuevos capítulos en los juzgados.

Aunque fue declarada inicialmente por 57,1 millones de euros en mayo de 2013 (40 millones de euros para la familia de Neymar y 17,1 para el Santos), la justicia española estimó después que la cantidad pagada por el Barça fue de al menos 83,3 millones de euros.

Sospechosos de haber disimulado a la Hacienda del país europeo el monto real de la transferencia, el presidente del club catalán, Josep Maria Bartomeu, su antecesor, Sandro Rosell, y la propia entidad están imputados por delito fiscal en España y esperan ahora fecha para el juicio.

El estallido del escándalo provocó la dimisión de Rosell en enero de 2014. Con el objetivo de distanciarse de la gestión anterior, la nueva dirección del club reveló entonces los detalles de una operación que alcanzó los 86,2 millones de euros, después de añadir a la operación varios contratos firmados en paralelo.

La máxima instancia penal española abrió, además, una investigación en junio por "corrupción y estafa" contra Neymar, su padre, el Barça y el Santos a instancias de DIS, un fondo de inversión brasileño que poseía el 40% de los derechos de la estrella.

DIS, que también ha pedido los documentos del traspaso por vía judicial en Brasil a Neymar y a su representante de entonces, reclama 25 millones de euros de una operación cuyo valor, según ellos, fue minimizado por el Barcelona y el Santos.

A esto se suma la apertura a finales de mayo de acciones del club brasileño ante la FIFA contra Neymar, su padre, la empresa de éste y el club azulgrana por irregularidades en el traspaso del miembro brasileño del poderoso tridente ofensivo que convirtió este año al Barça en campeón de Liga de España, Copa y Champions League.

Dejá tu comentario

Te puede interesar