Lanús campeón

Deportes

Lanús empató 1-1 ante Boca Juniors este domingo y sumó el punto que necesitaba para coronarse campeón del torneo Apertura-2007 de la primera división del fútbol argentino, galardón que obtiene por primera vez en su historia.

José 'Pepe' Sand (37) con un potente cabezazo sorprendió al arquero Mauricio Caranta y adelantó a Lanús en el marcador, pero Boca alcanzó la igualdad con un gol de Martín Palermo (66) que sin embargo fue insuficiente para aguar la fiesta 'granate'.

Tigre quedó segundo a cuatro puntos de distancia del campeón, luego de caer 1-0 frente a Argentinos Juniors.

A Lanús le bastó el empate para alzarse con el título en el último partido que le toca jugar en este campeonato tras el adelanto la semana pasada del encuentro por la decimonovena fecha, en el que vapuleó 4-0 a Gimnasia La Plata.

El humilde club de la periferia sur bonaerense hizo caso omiso a la presión de jugar un partido clave en La Bombonera y le sacó pecho a un Boca en crisis, decidido a ponerle el broche a una campaña sin tropiezos.

Apenas 2.860 almas 'granates' fueron testigos de triunfo por las escasas entradas que el local habilitó para Lanús -agotadas en apenas media hora-, pero otros miles latieron la victoria desde la pantalla gigante montada en la cancha del sur bonaerense, donde vibró la pasión de este equipo.

Lanús salió a buscar su triunfo con pie de plomo y se replegó atrás en el comienzo presionado por Boca, que salió a la cancha sin varias de sus figuras principales.

El gol de Sand, ex delantero de River Plate y Banfield, despertó la garra del plantel que salió al ataque frontal en la segunda mitad del juego para devolver el fervor de sus hinchas que bajaba desde las tribunas en una interminable ola de pasión 'granate'.

Boca no logró tomarse revancha del 2-1 que le propinó Lanús en la definición del Apertura-2006, cuando le arrebató la posibilidad de ganar el campeonato y lo condenó a un desempate que perdió ante Estudiantes.

Los 'xeneizes' igualaron gracias al experimentado Palermo.

Boca llegó a este partido desinflado por las derrotas ante Arsenal (2-1) y Tigre (2-1) que lo dejaron fuera de la pelea por el título y con la mente puesta en el Mundial de Clubes que disputará en Japón la semana próxima.

Lanús creció en la cancha paso a paso para lanzarse al ataque recién sobre el final del primer tiempo.

El gol de Sand hizo explotar la platea visitante con un desahogo interminable y el grito de campeón resonó interminable en el postergado sur bonarense, un grito que el gol de Palermo no pudo acallar.

Dejá tu comentario