7 de noviembre 2008 - 00:00

Los chicos de Boca esta vez no pudieron

Las dos caras del partido. La impotencia de Luciano Figueroa, que intentó, pero no pudo marcar, y el festejo de Andrés DAlessandro, que jugó un gran encuentro.
Las dos caras del partido. La impotencia de Luciano Figueroa, que intentó, pero no pudo marcar, y el festejo de Andrés D'Alessandro, que jugó un gran encuentro.
No pudo ser. A los juveniles de Boca les faltó contundencia cuando dominaron en el primer tiempo, y después, el gol de Magrao, no bien empezado el segundo tiempo, definió un partido que Internacional pudo haber ganado por más.

Los brasileños terminaron luciéndose y desperdiciando goles de contraataque, mientras Boca golpeaba por impotencia.

Boca salió a atacar de entrada con Gaitán y Gracián de enganches y con Mouche desbordando por derecha y Calvo, proyectándose permanentemente por izquierda.

Todas las jugadas terminaban buscando la cabeza de Luciano Figueroa, que ganaba en el salto, pero «tenía la mira torcida» y cuando le atinaba al arco se encontraba con la figura de Lauro.

Internacional jugó retrasado y cada vez que tenía la pelotabuscaba manejarla con Andrés D'Alessandro, Alex y Magrao como ejes. Los brasileños sorprendieron en el comienzo del segundo tiempo con un desborde de Nilmar por izquierda, que terminó en centro y el cabezazo de Magrao que pegó en el travesaño y entró.

Carlos Ischia ya había puesto a Viatri por Neri Cardozo y, después del gol hizo entrar a Riquelme y Dátolo para jugarse el todo por el todo.

Llegó el empate de Riquelme, por un inexistente penal de Edinho a Dátolo (en el primer tiempo hubo un penal a Gracián que Ruiz no cobró) y Boca salió con todo tratando de arrinconar a Internacional.

Lauro tuvo tres atajadas muy lucidas y en el primer contraataque D'Alessandro dibujó una gran jugada y Alex definió con su calidad acostumbrada terminando toda la reacción de Boca.

Allí se dio cuenta Boca de que no podía revertir la historia y trató al menos de salvar el invicto de 29 partidos en la Bombonera, pero no lo consiguieron.

Boca apostó a los juveniles y está vez perdió. Quedó afuera de la Copa Sudamericana y ahora su único objetivo es el torneo Apertura.

Dejá tu comentario

Te puede interesar