Los famosos se animaron al Surf

Deportes

Deportistas famosos se subieron a la tabla y desafiaron las olas marplatenses junto a los mejores maestros que podrían haber tenido. En ese contexto, Facundo Campazzo, Marcos Milinkovic y Christian Ledesma comentan sus experiencias en un nuevo deporte.

A Campazzo, base de la selección argentina de básquet, siempre le habían llamado la atención tantos surfistas en las distintas playas de su ciudad adoptiva y quería intentarlo. Selem Safar, su compañero en Peñarol de Mar del Plata y oriundo de la ciudad balenaria de pura cepa, había querido intentarlo de chico y nunca había encontrado el momento.

Milinkovic, cuarto en los Juegos Olímpicos Sydney 2000, creía que sus 2,05 metros de altura le impedirían practicarlo, pero admiraba las maniobras que veía en las olas cuando tomaba sol. Salvo Ledesma, piloto consagrado que arrancó con clases en el verano, los otros tuvieron su bautismo arriba de una tabla y sus entrenadores fueron nada menos que los mejores riders argentinos (Martín Passeri, Santiago Muñiz, Lele Usuna, Marcelo Rodríguez y Maxi Prenski), quienes se preparan para -desde el viernes- competir en el Rip Curl Pro Argentina, el evento del circuito mundial que volvió al país tras 12 años y reparte 55.000 dólares en premios.

Llegaron puntuales y la motivación se les notaba en su cara, aunque también algo de nervios. "No sabía con qué me iba a encontrar", admitió Campazzo.

Una vez cambiados y antes de comenzar la aventura, los alumnos tuvieron que soportar las cargadas de los profesores. "Ahora sos un surfista pro", los cargó Passeri antes de adentrarse en el mar.

Ahí comenzó la diversión y los miedos quedaron atrás. Con sus coaches en el agua, con ellos, empezaron a tomarle la mano y a pararse. Los gritos y festejos se escuchaban en toda la playa y los sorprendidos turistas miraban. Campazzo fue el más valiente y hasta se animó a tirar una mortal luego de llegar casi hasta la orilla. Con media hora les alcanzó para empezar a sentir la pasión por el surf y, por qué no, tener un nuevo hobbie

"Me encantó la experiencia. Yo siempre había querido y fue mejor de lo pensando. Por supuesto que voy a pensar seriamente en comenzar a practicarlo", aseguró Safar. "No tenía muchas expectativas, pero de entrada estuve un poco nervioso. Cuando me paré una vez, me encantó. Nos divertimos mucho", agregó el basquetbolista. "La adrenalida es entrar al mar, esperar la ola, verla venir, remar y pararse es única. Me fascinó esta primera clase", explicó Milinkovic, quien estuvo pese a la contractura en el cuello que lo tiene afuera de los playoffs de la Liga de vóley. "Yo ya había tomado clases, pero me encanta. El agua es otra cosa, nada que ver con manejar un auto a 250km/h. Pero me relaja, me gusta mucho", contó Ledesma. Todos se fueron flasheados con la sensación y, sobre todo, con compartir las olas y el mar con los riders pro de todos los países que se entrenaban en ese momento.

Los cuatro se fueron felices, como nenes con chiche nuevo. Y prometieron volver para el mundial. "Es muy importante para el país y la ciudad que un torneo así regrese. Vamos a venir a apoyar a nuestros coaches", cerró Marcos con una sonrisa. La sonrisa que se llevaron dibujada en el rostro luego de su primera experiencia con el surf.

Dejá tu comentario