Brazaletes One Love: la cinta de capitán prohibida que se popularizó en Europa

Deportes

Luego de la prohibición de la FIFA sobre el uso de los brazaletes en defensa de la comunidad LGBTQ+ en el Mundial de Qatar 2022, las ventas de estas cintas subieron exponencialmente en Europa.

En la previa del Mundial Qatar 2022 surgió una polémica en torno al uso de los brazaletes para los capitanes de One Love que pretenden enviar un mensaje de tolerancia, conexión y oposición a toda forma de discriminación LGBTQ+ en Qatar, donde la homosexualidad es ilegal. Distintas selecciones europeas habían anunciado que lo usarían durante la Copa del Mundo a pesar de la negativa por parte de la FIFA.

Sin embargo, la federación internacional de fútbol anunció que los capitanes de los equipos que llevaran este brazalete recibirían una tarjeta amarilla como sanción. Fue entonces que los combinados nacionales dieron marcha atrás con su propuesta.

A pesar del rechazo de la FIFA, desde la empresa que fabrica los brazaletes en Utrecht, Países Bajos, anunciaron que se agotaron tras enviar 10.000, la mayoría en las últimas dos semanas donde tienen un precio justo por encima del coste de fabricación que son 4,99 euros, es decir, 852,84 pesos argentinos.

"El gran auge se produjo con la llegada del Mundial de fútbol y, sin duda, con la declaración de la FIFA de no permitir estos brazaletes de capitán en el campo", dijo el director general de Badge Direct BV, Roland Heerkens.

El brazalete tiene una bandera arcoíris en forma de corazón con un número 1 en el centro, rodeado por el texto One Love a cada lado y las palabras que "el fútbol conecta" en cursiva debajo.

El reclamo de Alemania

Alemania fue una de las selecciones que había anunciado que llevaría el brazalete de One Love y dio marcha atrás en su decisión tras la amenaza de amonestación que anunció la FIFA. Sin embargo, no se quedaron callados. Antes del inicio de su primer partido contra Japón, los 11 titulares alemanes posaron ante las cámaras con sus bocas tapadas en reclamo de esta sanción y como protesta a la falta de libertad de expresión.

Además, el arquero Manuel Neuer salió a jugar con los colores de arcoíris en sus botines y fue uno de los promotores de la foto del equipo con las manos sobre la boca, en clara señal de la falta de libertad de expresión.

Alemania.jpeg

Dejá tu comentario