Nadal puso fin al reinado de Federer en Wimbledon

Deportes

El español Rafael Nadal ganó al suizo Roger Federer 6-4, 6-4, 6-7 (5-7), 6-7 (8-10) y 9-7 en 4 horas 48 minutos de juego en la final más larga y acaso más dramática en la historia del torneo de tenis de Wimbledon.

«Seguro», respondió Nadal, de 22 años, cuando se le preguntó si sentía algo especial por haber destronado a Federer, pentacampeón de Wimbledon y tal vez en la mejor final de la historia.

«Rafa es un campeón de arribaa abajo, pero el año que vienevolveré para ganarle», expresóFederer, quien cortó además una serie de 65 partidos invicto sobre césped, pero remontó dos sets iniciales adversos, salvó tres match point y luchó hasta el final. El español quedó, además, 12-6 en sus duelos personales contra el número uno del mundo y es el primer tenista de la historia que gana consecutivamente en Queens, Roland Garros y Wimbledon, en una temporada en la que también triunfó en Montecarlo, Barcelona y Hamburgo, sumando un total de 29 trofeos para su palmarés.

El partido, un verdadero duelode potencia, supervivencia y brillantez, comenzó favorable a Nadal, que quebró en el tercer game, se puso 3-1 y ganó 6-4 en 47 minutos, primer set que Federer perdía en todo el torneo.

El suizo reaccionó y se puso 4-1 en el segundo, pero falló numerosas ocasiones de break, Nadal lo dominó con su muy buen primer servicio y ganó el set por otro 6-4 en 46 minutos, jugando en un nivel superlativo y profundo.

Así lo hizo en el sexto juego del tercer set, cuando igualó 3-3 tras levantar cuatro pelotas de break de Federer, quien pasó a ganar 5-4 cuando cayó la lluvia y el partido, que ya había comenzado con demora, sufrió la primera de sus dos suspensiones.

En el regreso, ambos mantuvieron su servicio y Federer se llevó el tie break 7-5, ovacionado por los aficionados, como prenunciando que lo mejor aún estaba por llegar. Y efectivamente eso sucedió.

El cuarto set fue muy parejo y nuevamente se definió en un apasionante tie-break, en el que Nadal estaba 5-2 arriba y poco después con bola de partido, pero cometió una doble falta y varios errores no forzados, y terminó perdiendo por 10-8.

En el quinto y último set, cuando el partido iba 2-2, 40-40 con saque para Federer, la lluvia provocó la segunda suspensión del juego, por lo que la reanudación agregó un nuevo elemento, el temor a la falta de luz.

Cuando ya oscurecía en el All England Club, dos oponentes muy parejos y exhaustos siguieron batallando hasta igualar 7-7, pero Nadal quebró en el décimo quinto juego y con esa crucial ventaja logró cerrar el histórico partido.

Nadal cerró sus puños, se desplomó sobre el césped y se dejó llevar por sus emociones, como no entendiendo lo que había conquistado.

Dejá tu comentario