Un empate que dejó más conforme a River

Deportes

El empate lo conformó más a River que a Independiente y eso constituye todo un símbolo de lo que fue el partido. Independiente fue superior en los primeros minutos y en los últimos, mientras que River dominó solamente en 30 de los 90 minutos, lapso donde consiguió el gol.

Independiente planteó el partido en forma agresiva con un mediocampo que presionó en el sector contrario y con dos delanteros que dentro de sus características cumplieron con su tarea. Carrizo y Biglia se encargaron de anular a Marcelo Gallardo, turnándose en la marca, y Machín y Armenteros jugaron por los costados más en la obstrucción que en la construcción, pero con la obligación de cubrir el carril por todo el largo del campo de juego.

Lorgio Alvarez fue la salida preferida y sus desbordes buscaban la cabeza de Osvaldo Miranda, que no estuvo afortunado en sus remates al arco pero fue muy útil como pivote, bajando de cabeza pelotas para Agüero.

River fue más cauteloso. Daniel Passarella plantó una línea de cuatro defensores con poca tendencia a la proyección ofensiva. Delante de ellos tres mediocampistas con obligaciones defensivas, Gallardo como enlace y dos delanteros jóvenes: Gonzalo Higuaín y Gonzalo Abán, que tuvieron mucha movilidad aunque les faltó contundencia.

Independiente comenzó mejor y tuvo un par de situaciones de gol desperdiciadas, pero promediando el primer tiempo perdió la pelota en el mediocampo y pasó de dominador a dominado.

Santana y Zapata comenzaron a «mandar» en la zona media y Gonzalo Higuaín bajó unos metros para juntarse con Gallardo y desde allí generar juego. Las situaciones cambiaron de arco y cuando el primer tiempo parecía terminar en un empate, Higuaín desbordó por derecha y mandó un centro perfecto que Zapata cabeceó a la red.

Independiente no tuvo tiempo para reaccionar porque finalizó la etapa, sin embargo River no pudo disfrutarlo porque no bien comenzó el segundo tiempo llegó el empate. Tiro libre de Eduardo Domínguezal «corazón del área», Miranda que anticipa a Julio Cáceres y con gran toque habilita a Agüero que remata cruzado y con violencia para empatar.

Después de eso hubo 10 minutos de dominio de River, que buscó el triunfo, pero Independiente de a poco, con el trabajo de Biglia y Carrizo, fue recuperando el dominio del juego y tuvo las situacionesmás claras para ganar el partido.

River peleó hasta la justa expulsión de Federico Domínguez (falta violenta a Miranda) y después se conformó con el empate. Independiente intentó hasta el final, pero Agüero no estuvo en una de sus buenas tardes y por eso no pudo desnivelar. River perdió la punta del torneo, pero se fue conforme.

Dejá tu comentario