Viatri, mucho más que una promesa

Deportes

«Ya van a ver que no es sólo un grandote que cabecea bien», las palabras de Juan Román Riquelme son un gran respaldo, para este juvenil que está viviendo su hora más gloriosa.

Lucas Viatri es el grandote (1,85 de estatura y 82 kilos) y hace poco más de un año estaba preso acusado de un delito que no cometió. Parecía que en Boca no iba a tener lugar y empezaba a girar por el mundo como muchos juveniles del club a los que después se les pierde el rumbo. Su destino fue primero Ecuador, donde recaló en el Emelec y después Venezuela, donde tuvo la experiencia de jugar la Copa Libertadores de América con el Maracaibo.

En Boca no tenía lugar porque delante de él estaban Martín Palermo y Mauro Boselli, pero bastó que lo pusieran junto a un grupo de juveniles ante Racing, para que Ischia se diera cuenta que tenía un delantero con posibilidades. Fue en el clausura 2008 y después jugó con Vélez marcando de cabeza su primer gol. La lesión de Palermo y la venta de Boselli le abrieron un camino inesperado. Se encontró siendo titular y respondió con goles, 4 tantos en 7 partidos (su récord es 9-5) que terminan de afirmarlo con el gol a River.

Lucas Viatri, nacido en Capital Federal el 23 de marzo de 1987, no sólo cabecea bien, sino que sabe aguantar de espaldas y tocar con criterio. Recién está empezando, pero ya demostró que la camiseta de Boca no le pesa nada.

Dejá tu comentario