Vuelve hoy a las 16 la alegría de la Selección

Deportes

Francfort - Si a Mariano Grondona le atrajera más el fútbol -fue buen jugador de tenis, «de Club»- frente a la belleza que mostró este seleccionado argentino en el partido que ganó 6 a 0 el viernes pasado, hubiera invocado a Píndaro y habría hecho un análisis exquisito dentro de su estilo. Píndaro era el poeta griego que hacía las odas a los triunfadores de los Juegos Helénicos. Uno lo ubica en unos 500 años antes de Cristo. Píndaro -más de Tebas que de Atenas- destacaba la belleza del grupo competidor y valorizaba al deportista que, precisamente, hacía lucir al conjunto, como una lírica coral. Nadie asegura que este seleccionado seguirá así con tanta belleza pero tiene muchas posibilidades. Por tanto comienza a necesitar un Píndaro que dudo surja de los cronistas deportivos ni de las saturantes respuestas de los jugadores. Me gusta, aparte de acordarme de Píndaro, algo que leí hace unos días en la revista cultural «Ñ». No era una frase de un griego sino de un intelectual moderno desaparecido hace 30 años: el italiano Pier Paolo Pasolini. Le reprodujeron esta frase de la cultura: «El poeta del año es el goleador». Muchos miles de argentinos aquí en Europa y millones en la Argentina podremos ver y en más partidos quizá «un poeta» en el césped. ¿Será Saviola? ¿Tevez, Riquelme, Messi? No importa. El que eleve al conjunto como quería el hombre de Tebas. Hoy juegan Argentina y Holanda. Punto.

Francfort (enviado especial) - Desde Europa, uno imagina a nuestro país pendiente del seleccionado de fútbol, pero aquí es casi igual. Los alemanes quieren ver sobre todo a su equipo -que ganó los 3 partidos- pero en segundo lugar a los jugadores argentinos. Aquí ayer decían que los suyos llegaron a 8 goles en tres partidos y alcanzan al más goleador, nuestro seleccionado, que también logró 8 pero en sólo dos disputas. Además, meditan que Argentina lo logró en el grupo más difícil, el «C», el «grupo de la muerte» que hoy a las 16 de allí definen con Holanda.

Hoy con Holanda quizá no se pueda cantar «somos locales otra vez». En esta ciudad de Francfort ya se ven las primeras de las 14.000 casas rodantes que, se dice, vendrán de ese país, más los que viajen por otros medios. Pero en esta ciudad de Alemania en los edificios en la víspera del gran encuentro las banderas que más se ven en ventanas y balcones son, obviamente, alemanas pero en segundo lugar argentinas.

Que Argentina le haya hecho 6 goles a Serbia y Montenegro sigue siendo el impacto, no sólo la mayor goleada y aun el mejor gol (el segundo de Cambiasso). Ese país en la clasificación le ganó a Bélgica y España, terminó primera invicta con un solo gol en contra... y los nuestros le hicieron media docena. Otros equipos jugaron con Togo, Irán, Arabia Saudita, Trinidad y Tobago y otros de escaso nivel y no golearon... y los atrevidos argentinos vapulearon a un seleccionado muy serio.

  • Equipos

    Es comprensible que la FIFA quiera «abrir» mundialmente al fútbol, pero aquí, ahora con 32 seleccionados, llegan equipos que jugarían en Primera B en Argentina. Al ver los equipos malos uno no justifica que por ganar más la FIFA deje afuera selecciones de Uruguay, de Dinamarca, de Bélgica y tantas otras. El celeste y blanco, tras sus dos logros, tiene tanta difusión en Alemania que se da esta curiosidad: un animador de un programa de preguntas y respuestas de la TV conduce con la camiseta argentina porque una de las preguntas es identificar las banderas nacionales de los equipos mundialistas. Las banderas de Alemania y Argentina no se las muestran a los participantes que tienen muchos errores. ¿Quién conoce la bandera del país participante Togo?

    Además Paraguay, Holanda y Serbia y Montenegro comparten los mismos colores en franjas. Lo mismo México e Italia, y no todos saben que tiene un agregado en el centro la mexicana. Japón juega con camiseta azul, Surcorea con roja... y tienen banderas blanca y casi blanca diferenciándose por el agregado en el centro.

    En Baja Sajonia, donde estábamos invitados por Volkswagen, veíamos en TV y aquí en Francfort hay juego de apuestas donde Argentina pagaría 4,50 para campeón en una espectacular trepada. Brasil -que fue abucheado en plena cancha en su último encuentro- sólo un poco mejor, 4,33. Veremos después de hoy con Holanda.

    El grupo de invitados de Volkswagen, luego de visitar la fábrica se dedicó a viajar, esperando la jornada de hoy donde la reventa cotiza la entrada a 800 euros, última esperanza para los argentinos que han llegado aquí sin tickets. Estaba más cara pero al estar los dos clasificados bajó el precio porque algunos creen que se conformarían con el empate y prefieren verlo por TV. No se cree que las estrellas ansiosas se conformen con un empate que igual los clasificaría primeros por diferencia de gol con Holanda. Es mucho equipo para pensar en parsimonias. El público alemán ambiciona ya los grandes encuentros entre ganadores de zonas cruzados. 32 seleccionados participantes en 64 partidos es mucho. La gente quiere ver jugando a los grandes entre sí y eliminándose con goles o penales.
  • Dejá tu comentario