Estiman contracción de la economía en mayo; se espera rebote en junio

Economía

Por efecto de la suba en los contagios y las restricciones para contener la segunda ola, la actividad habría sumado su cuarta baja mensual consecutiva. Indicadores del mes pasado hacen prever recuperación.

La actividad económica habría sufrido en mayo una nueva contracción en la comparación mensual desestacionalizada, producto en parte de las medidas adoptadas por el Gobierno para contener el avance de la segunda ola. Distintas consultoras privadas, en sus mediciones particulares, estiman una caída entre el 1,1% y el 2,4% con respecto a abril. El miércoles, en ese contexto, el INDEC dará a conocer el dato oficial al publicar el EMAE.

En caso de confirmarse esas proyecciones, la actividad anotaría su cuarta caída mensual consecutiva: este año creció en términos mensuales sólo en enero, cuando mejoró 2,1% frente a diciembre y enhebró su noveno mes al alza (desde el rebote de mayo del 2020). De todas formas, los datos disponibles de junio dan cuenta de una nueva recuperación en la economía, por lo que el dato del mes pasado volvería a ser positivo. Así, también, lo espera el Gobierno.

“No somos particularmente optimistas al respecto y esperamos una nueva caída de la actividad, aunque más moderada que la que operó en abril: en torno al 1,2% mensual sin estacionalidad”, analizaron desde la consultora LCG, y remarcaron: “Las restricciones a la circulación para contener la expansión de la segunda ola de contagios estuvieron vigentes en buena parte de mayo y explicarían esta proyección. De confirmarse, la economía sumaría el cuarto mes al hilo en baja, acumulando un crecimiento del apenas 0,3% en el año (explicado exclusivamente por el incremento de enero), ubicándose todavía 3,3% por debajo del nivel pre-pandemia”.

En tanto, según el análisis realizado por el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala, en términos mensuales la actividad se contrajo en mayo un 2,4%. Aunque, en la comparación interanual, el dato presentó una mejora del 20,7%, al cotejarse frente al segundo mes de impacto pleno de la pandemia durante el año pasado. “La dinámica del mayo refleja una tendencia de evidente mejoría en casi todos los componentes del Índice Mensual de Actividad (IMA). Sin considerar los préstamos comerciales en términos reales que se contrajeron un 16,1%, todos los indicadores reflejan un crecimiento respecto a mayo 2020. Sin embargo, la baja base de comparación dificulta el análisis en la mayoría de los casos”, remarcó el estudio.

Por su parte, según el indicador general de actividad de la consultora Orlando Ferreres, la medición de mayo registró una contracción del 1,1% mensual y un crecimiento del 15,7% anual. “La actividad económica acusó el golpe que significó el aumento de los contagios y el endurecimiento de las restricciones durante mayo. La mayoría de los sectores desaceleraron su ritmo de crecimiento en la comparación interanual, y muchos mostraron mermas respecto de abril en la medición desestacionalizada. El sector que mostró el freno más abrupto fue la construcción, que pasó de aumentar 90,8% en abril a 43,0% en mayo, al tiempo que mostró una baja de 2,1% mensual. Asimismo, el comercio mostró una desaceleración tanto en su rama mayorista como minorista”, señalaron desde la consultora en su informe, y agregaron: “Respecto a las perspectivas para los próximos meses, la mirada sigue puesta en la cuestión sanitaria, que durante el segundo trimestre mostró las cifras más graves de contagios y fallecimientos, pero que con un plan de vacunación ya avanzado y superado el cuello de botella del arribo de las vacunas brinda un panorama más alentador para la marcha de la economía durante el invierno. Por otro lado, esperamos para los próximos meses cierto impulso a la actividad proveniente del sector público, en la forma de obra pública y estimulación de la demanda”.

Justamente, respecto lo que pueda haber arrojado de junio en cuanto al nivel de actividad, los indicadores disponibles son alentadores: “Despachos de cemento crecieron 20% interanual y se ubicaron por encima del 2019; el Índice Construya, vinculado a la demanda de insumos para la construcción, también creció un 6,5% frente a mayo. Y el de la producción automotriz, que marcó el segundo mes de crecimiento, está superando los niveles prepandemia. Es decir que los primeros indicadores de junio, en el corto plazo, muestran que la recuperación volvió después de mayo. Esa recuperación en la industria, podría permitir en los próximos meses volver a los niveles de la prepandemia”, remarcaron analistas consultados por Ámbito. En ese contexto, se espera para este año un rebote cercano al 7% en el nivel de actividad.

Dejá tu comentario