Automotrices en alerta por más trabas para importar autos 0km

Economía

Hay demoras con el formulario SIMI que reemplazó a las DJAI del exsecretario de Comercio Guillermo Moreno. Sin ese formulario no se pueden sacar los autos del puerto.

El sector automotor está viviendo sensaciones contrapuestas en su regreso a la actividad tras las restricciones que impuso la cuarentena. Por un lado, está disfrutando de una incipiente demanda alentada por la brecha cambiaria que existe con el “blue”. Por otro, las complicaciones que van surgiendo en materia de importaciones.

Las medidas que dispuso el Banco Central para el acceso de divisas para los pagos al exterior cambió las reglas de juego del negocio del comercio exterior. También la nueva forma de calcular los Impuestos Internos (que impacta principalmente a 0km importados) hace que más modelos deban pagar ese tributo “al lujo”. Estas dos medidas desalientan las compras externas. A esto se suma ahora las demoras para obtener una autorización clave para el ingreso de vehículos al territorio nacional.

Se trata del visto bueno del Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) que es necesario para cada importación. Es un predespacho aduanero que es requisito indispensable de las empresas que compren productos en el exterior. Es la versión aggiornada de las exDJAI, que fueron famosas en tiempos del exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno. Con esta herramienta, en la anterior gestión kirchnerista, se regulaba el ingreso o no de mercadería según la discrecionalidad de los funcionarios o la disponibilidad de dólares.

Hasta hace diez días, la operatoria venía desarrollándose con fluidez pero, desde la semana pasada, varias automotrices están percibiendo una demora inesperada. Sin ese trámite aprobado, no se pueden sacar los autos de los depósitos aduaneros.

“Desde hace diez días estamos notando una lentitud en la aprobación de las SIMI que complica el abastecimiento de vehículos. Puede ser un atraso circunstancial pero lo preocupante es que se produce en un contexto en el que se restringen los dólares para importar. Algo muy similar a lo que sucedió durante la presidencia de Cristina de Kirchner”, señaló un directivo de una automotriz. El caso no es hecho aislado tanto es así que está siendo tratado en la asociación que agrupa a los fabricantes (ADEFA) y fue planteado a funcionarios del Gobierno. “La respuesta que nos dan es que lo están viendo y que se van a ocupar pero pasan los días y el problema no se soluciona”, explicaron en otra terminal.

La consecuencia de este retraso es el despacho de unidades al mercado. No todas las terminales tienen el mismo nivel de stock por lo que la posibilidades de abastecimientos varían. Lo que está claro es que si no se agiliza en los próximos días se va agravar el faltante de vehículos que, en algunos modelos, ya es notorio. De hecho, las ventas se realizan con plazos de entrega de hasta 120 días. Se estima que hay unos 10.000 vehículos en el puerto esperando ser nacionalizados. Buena parte de estos están trabados por este trámite.

La situación no afecta sólo a las terminales radicadas en el país sino también a los distribuidores agrupados en CIDOA. Las marcas agrupadas en esa cámara representan alrededor del 2% del mercado. Si bien es un porcentaje bajo, con su oferta de vehículos mejoran la competencia y evita una posible cartelización del mercado. El 70% de los 0km que se venden son importados y, en su gran mayoría, es a través de los propios fabricantes para completar la gama de productos.

En el sector temen que esta demora esté en línea con las medidas tomadas por el Central que buscan frenar importaciones al restringir el acceso a los dólares como se venía haciendo. “Si la idea es limitar el ingreso de autos importados, ya con la medida de no vender dólares es suficiente. No tiene sentido, también, complicar los trámites aduaneros”, cuestionó otro directivo. Se remarca también que la demora en la aprobación de las SIMI es tanto para los autos que todavía no fueron pagados – lo que se entendería como una forma de no perder reservas – como los que ya fueron abonados a los proveedores por los dólares fueron gastados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario