Avanza moratoria: ponen límite en compras de dólares y dividendos

Economía

El objetivo es que se incluyan deudas con la AFIP hasta el 31 de mayo. Se universalizaría el beneficio. Además, se permitirá el ingreso de grandes empresas y otros contribuyentes.

El Gobierno finalmente presentará esta semana en la Cámara de Diputados su proyecto de ampliación de la moratoria 2020 con la idea de permitir que se incluyan deudas con la AFIP hasta el 31 de mayo y de admitir el ingreso de grandes empresas y otros contribuyentes, según confirmaron fuentes oficiales.

Las modificaciones respecto del programa que está en vigencia son importantes, ya que hasta ahora sólo se admiten deudas hasta el 29 de noviembre de 2019 y también se incluyen contribuyentes sin Certificado Pyme.

El proyecto que va a entrar en la Cámara de Diputados recoge los principales puntos que fueron acordados por la titular de la administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, y el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, Carlos Heller. Un anteproyecto analizado por ambos (se suponía que iba a ser presentado como iniciativa del bloque de Diputados del Frente de Todos) les abre las puertas a los que no puedan conseguir el Certificado Pyme y con ello universaliza el beneficio. Dos fallos de jueces de primera instancia ya habían habilitado sendos reclamos de inconstitucionalidad de empresas contra la moratoria 2020 bajo el argumento de que no respetaba el criterio de igualdad ante la ley. Con ello se evitaría que se incremente la judicialización.

Se va a mantener el plan de pagos de hasta 120 cuotas para las deudas impositivas y aduaneras, y hasta 60 en el caso de la seguridad social, para las pymes con certificado. Para el resto serán 96 y 48, de manera respectiva. La tasa inicial será de 2% mensual (24% anual), que es medio punto más baja que la que cobra la AFIP por retrasos simples (2,5%).

En enero de 2021 cambiará y se usará la Badlar del Banco Central (depósitos a plazo fijo de más de $1 millón) que se ubica actualmente en niveles del 29%.

Las empresas grandes que entren al plan no podrán girar dividendos por dos años, lo mismo que no podrán acceder al mercado único y libre de cambios, salvo para importar insumos. No podrán adquirir por dos años dólares para hacer operaciones financieras, algo que es muy habitual entre las grandes corporaciones. Los beneficiarios tienen la alternativa también de compensar su deuda con saldos de libre disponibilidad que tengan como producto de reintegros o reembolsos pendientes de AFIP, o pagar todo al contado y conseguir un descuento del 15%.

Luego, la AFIP podrá disponer un calendario de inscripción, que, al igual que la primera versión de la moratoria, establecerá condiciones más favorables para los que se vayan anotando primero.

La Moratoria en vigencia ahora está abierta hasta el 31 de este mes y establece el primer pago en 18 de agosto. Si el Congreso aprueba los cambios, la primera cuota pasaría para el 16 de noviembre.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario