28 de diciembre 2000 - 00:00

Algodón: área sembrada aumentaría 40% este año

El sector algodonero es uno de los que más sintió la crisis del campo. La superficie sembrada se redujo 73 por ciento en 3 años, debido a la falta de rentabilidad de los productores para encarar la campaña. Sin embargo, el panorama para el año próximo comienza a aclararse, ya que se estima una recuperación en el área y, con clima a favor, mejores rendimientos.

En diálogo con Ambito Financiero, Carlos Almiroty, ex presidente de la Cámara Algodonera, productor, exportador y broker explicó la situación de la actividad.

Periodista: ¿Cómo termina el año para el sector algodonero?


Carlos Almiroty:
Mejor que en la campaña pasada. Pero peor que hace tres años. En 1997 se sembraron 1,1 millón de hectáreas, después 700 mil y el año pasado se cultivaron 270 mil. En tanto, para esta campaña la intención de siembra de algodón aumentó a 500.000 hectáreas, porque era la alternativa menos mala, dado que los cereales bajaron mucho. Estimo que finalmente se van a cultivar 380.000 hectáreas, porque el clima vino con un mes de atraso y el algodón precisa calor, porque es tropical. El productor sembró y las raíces se llenaron de hongos por el frío y el exceso de humedad. Ahora la situación de los cultivos es de 8 puntos, porque durante las últimas semanas hizo mucho calor. Lo mejor es no sembrar fuera de fecha, porque la planta no cumple con su ciclo y se pierde plata. Además el clima tendría que ser perfecto.

P.: ¿Por qué se redujo tanto el área de siembra en sólo 3 años?


C.A.:
Hay que pensar que el clima no lo permitió o que la gente no pudo. Yo me inclino por la segunda opción.
El crédito no existe, porque las tasas a las que prestan los bancos son muy altas. Se sembró a pulmón, porque la semilla no es ba-rata. A pesar de la mala situación del sector, hay gente que tiene sus ahorros y pudo sembrar.

P.: ¿Cuáles son las perspectivas para 2001?


C.A.:
La Argentina está en una situación muy grave. No hay plata y se ha gastado todo lo que tenía y lo que le prestaron. Si el productor hace todo los deberes y obtiene una cosecha aceptable, que estaría por arriba de 1.000 kilos de algodón bruto, le va a permitir cubrir los costos y le va a alcanzar para afrontar la próxima campaña. Además no hay otras alternativas de siembra. En Chaco no hay una estructura cerealera, porque los fletes, la maquinaria y los costos son muchos más altos que en otras regiones que sí lo son con rindes menores. El algodón tocó su punto más bajo y de a poco está repuntando.

P.: ¿Cómo fueron las exportaciones durante este año?


C.A.:
En nuestro caso particular hemos vendido bien, más que el año pasado, y a precios levemente superiores. Lo que nos preocupa es que en general no hay seriedad en el cumplimiento de los envíos al exterior. Los exportadores no estuvieron a tono con el mercado exterior, porque se entrega menos de lo que se acordó o fuera del período establecido. Como consecuencia se van perdiendo compradores y mercados, porque ya no nos creen.

P.: ¿Quiénes compran algodón argentino?


C.A.:
Brasil, porque con lo que produce no le alcanza. También se exporta a Europa y a los países orientales porque es un producto sano y de buena calidad, pero el problema es que hay que ser más serios con los compromisos externos.

P.: ¿Cómo evaluaría el primer año de gestión de la Secretaría de Agricultura?


C.A.:
Se perdió un año. Hay que reconocer que el gobierno anterior dejó una crisis bastante grave. Entonces hay dos alternativas: ignorarla y apagar incendios por todos lados, o reconocer el problema y operar como lo requiere la situación. Acá ven pasar a los problemas y no se hace nada.

P.: ¿Qué pasa en el caso del algodón?


C.A.:
El problema es que la Secretaría de Agricultura en un país agrícolaganadero debería ser ministerio. Ahora va con sus problemas al Ministerio de Economía, que a su vez tiene otras prioridades. No puedo decir que no le «prestaron atención al sector», sino que existen otros conflictos más urgentes.


Dejá tu comentario

Te puede interesar