"Antes de fin de año habrá un acuerdo con el Fondo"

Economía

Santander, España - Francisco Luzón, director general del Grupo Santander (Banco Río en la Argentina) aseguró ayer que antes de fin de año la Argentina logrará firmar un acuerdo con el Fondo Monetario. No se manifestó preocupado por las diferencias entre Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde, pero sí le asignó un rol importante a la firma de un nuevo programa con ese organismo internacional. Dio un dato importante: estuvo hace pocos días en Washington y percibió que «en el FMI hay voluntad política para firmar un acuerdo con la Argentina».

Luzón participó ayer del IV Encuentro con América Latina que se desarrolla en esta ciudad, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, ubicada en el Palacio de la Magdalena.

Reafirmó su «racional optimismo sobre la región con una democracia más consolidada y con un mayor potencial de crecimiento que se le adivinaba a principios de los noventa».

Sostuvo que «el triunfo de la política fiscal sostenible es otro de los grandes avances estructurales de la región por primera vez en tres décadas
. Resaltó el grado de compromiso con la región: «Una franquicia como la nuestra (por el Grupo Santander) no podría repetirse si no se está dispuesto a invertir al menos u$s 35.000 millones en América latina. Es el doble de lo que invertimos en su momento. Pero no se alarmen, no vamos a vender», dijo, basándose en el potencial de crecimiento que tiene el sistema financiero. Hoy culmina el IV Encuentro con América Latina, con la presencia de Guillermo Jaim Etcheverry, rector de la Universidad de Buenos Aires y el saliente titular del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique Iglesias.

• Declaraciones

Luzón dialogó con la prensa en la terraza del Hotel Real de esta ciudad por espacio de una hora. Estas fueron sus declaraciones:

Estoy convencido de que Kirchner y Rodrigo de Rato firmarán un acuerdo antes de fin de año. El país ha salido del pozo bien « enrutado», por buen camino en lo macroeconómico. Ha sido sorprendentemente positivo para todos y es un activo del país. Hoy se ve un país gobernable, las próximas elecciones serán un test para la democracia y el próximo acuerdo con el Fondo traerá en 2006 un aumento de la inversión, más inversión extranjera y una calificación alta, entre otras cosas.

• Esto puede ocurrir más allá de las diferencias que haya (en referencia a las que existen entre Kirchner y Duhalde).
Está la posibilidad de seguir creciendo a 6%-7% anual. Nosotros, como en España, estamos al lado de los gobiernos que son elegidos por los ciudadanos.

Nuestra postura es de respeto y apoyo a los gobiernos.
No nos preocupa lo que suceda con la provincia de Buenos Aires. Estamos atentos, pero no es una de nuestras preocupaciones. A Duhalde no lo veo desde un acto oficial que hubo en Salamanca.

• Percibo la voluntad política de que son necesarias inversiones. Esto en Brasil, México y la Argentina. El crecimiento no es sostenible sin inversiones. Es un tema sensible y la crisis lo puso de manifiesto.
Mi impresión es que este año los gobiernos de la región están recuperando inversión. Están buscando modelos públicoprivados para hacerlo.

• Con respecto a los boicots a empresas ( refiriéndose al caso de Shell) diferencio la información pública de lo que se quiere hacer. Es fundamental entender esto en América latina.

La desindexación del balance de los bancospor CER y el gap entre el activo y el pasivo en función de las tasas y las monedas en general es algo pendiente. En el Banco Río se pagó la deuda que tenía y normalizamos la entidad. Están pendientes de resolución los amparos, el flujo, no el stock. No es un tema muy importante, pero está abierto. Con un eventual acuerdo con el FMI se podrá dar una mayor profundidad al sistema con la aparición de derivados financieros o futuros que puedan dar cobertura. Este año es el de la normalización definitiva del banco.

• En este momento se está reinvirtiendo 60% de lo producido en la región. No contabilizamos expansión de oficinas y tecnología como inversión.
No tenemos previsto comprar nada significativo. Hay proyectos menores como adquisición de financieras, programas de desarrollo de medios de pago, etc. En la Argentina, tal como quedó el balance, hemos efectuado dos recapitalizaciones de deuda del Río con el Santander, la última de u$s 120 millones. Estamos en condiciones de hacer otra recapitalización de u$s 120 millones. Lo podemos hacer, pero no lo hemos decidido. El crédito al sector privado creció 40% y aumentamos nuestra cuota de mercado un punto porcentual. Le estoy diciendo a Enrique Cristofani (Nº 1 del Río) que presente el caso de lo que se hizo en la entidad durante la crisis como un caso para una escuela de negocios. Me refiero no sólo al otorgamiento de créditos, sino a acuerdos con empresas y clientes para ofrecer mayor transaccionalidad ( descuentos a personas que compren con tarjetas en determinados lugares). El sistema se está por aplicar en Brasil, Uruguay y México y ahora lo estamos mirando en España.

• Para extender el plazo de los créditos como es en España a 40 años es necesario que los depósitos también se hagan a largo plazo. En la Argentina hace falta recorrer ciertos estadios. No sólo es cuestión de ofrecer créditos, sino también de que la gente los pida. Muchas veces, en encuentros con el presidente Kirchner o el ministro
Roberto Lavagna les decía antes que no es que no queremos dar crédito, sino que si no hay confianza no lo demandan. Ahora es diferente, ya que cada vez hay más individuos pidiendo créditos. La vitalidad de las pymes es importante. En Buenos Aires se nota más freno en la actividad, pero en las provincias el crecimiento es fuerte. El sistema financiero debería duplicarse cada dos años.

Hay riesgos, obviamente. Uno de ellos es que la fuerte emisión monetaria termine en inflación, lo que no ocurrió hasta ahora. Se está haciendo una política monetaria posibilista. El gobierno entiende que dada la grave situación que atravesó el país, se está manteniendo el tipo de cambio. Sería deseable que el Banco Central se comporte como el Banco Central de Europa o el Banco de México. Pero están saliendo de una grave crisis y el manejo de las variables es delicado. Me gustaría ir viendo una normalización institucional, pero el gobierno pide tiempo para hacerla y es razonable que así sea.

La Argentina está viviendo una situación de precios de commodities muy favorable. ¿Se la aprovechó? Sí. Pero no es sólo viento de cola. Se hizo bastante más. El crecimiento de las exportaciones no es sólo por el aumento de precio de los commodities. Hubo mayor apertura, mayor crecimiento, las empresas se hicieron más competitivas. Son datos constatables. Resta una mejora en la productividad. Hemos ido caminando en una política económica con muletas. Me encantaría que ya hubiera un acuerdo con el FMI, menos intervención del Estado, más apertura... Pero está abierto el proceso para que se vaya haciendo gradualmente y así sentar la base para ir creciendo 6%-7% por año en la Argentina.

• Hay dos formas de ver la película (por compararlo con la actitud del gobierno). Una es por los protagonistas, si son interesantes. Otra es ver en definitiva si la película es buena o mala.
Las empresas españolas comenzaron a ver diferente el juego de como lo hacían hace dos años o cuando el presidente Kirchner visitó España. El gobierno español, el socialista, también aprendió. Los temas como los juicios de las empresas en el CIADI son de empresas como ENDESA. Distinto es el gobierno que trate de intermediar.

• En 2006, con un acuerdo con el FMI, el sistema financiero podría jugar un papel importante en el crecimiento de la economía. Es preferible un buen acuerdo que un acuerdo urgente. El país tiene reservas acumuladas, ahorró capacidad de pago.
Es bueno un acuerdo que asegure un crecimiento sostenido de la Argentina a tasas de 6%-7%. No entro en la letra chica. Estuve en Washington hace unas semanas y palpé que hay voluntad política para llegar a un acuerdo con la Argentina. Si no se logra, no se acabaría el mundo. Ayudaría muchísimo. Por eso estoy convencido de que lo habrá.

Las elecciones y el acuerdo con el Fondo abrirán un nuevo escenario en el país. Después de la crisis vivida, la Argentina se tiene que subir al tren de los países como México, Brasil y Chile.

Dejá tu comentario