Apuntan ahora a las carnicerías para controlar precio de la carne

Economía

Pese a que ya mantuvo algunas reuniones con los frigoríficos, el verdadero debut del nuevo negociador por el precio de la carne, el flamante secretario de Coordinación Económica, Guillermo Moreno, tendrá lugar con los representantes de las carnicerías. Será ese sector de la cadena de comercialización el que deberá responder por qué este producto no baja en los mostradores. Los supermercados, en tanto, que también estarían en la mira, el fin de semana intentaron demostrar que el acuerdo de precios se cumple.

Claro que lograr dicho objetivo es más fácil para los súper e hipermercados ya que pueden compensar cortes, calidades y productos para cumplir con el pacto con el gobierno.

Pese a los avatares de los mercados, el precio de la hacienda en pie cayó fuertemente en el mercado de Liniers aunque la semana pasada el Indice Novillo (categoría sobre la que rige el acuerdo) superó el precio fijado como referencia. Si bien la última semana puede considerarse errática en precios por la irregularidad de la oferta y la demanda debida a la Semana Santa, la preocupación se basa en que cuando los recortes en el precio de la hacienda llegaron a 20% las carnicerías no registraron dicha baja y mantuvieron los aumentos anteriores.

  • Controles

    Si bien cualquier argumento es válido para justificar una tendencia inesperada, si la carne no cede en las carnicerías esta semana, todo el poder de control del Estado recaerá sobre los carniceros. Pero dicha acción no significa que se flexibilizarán los controles sobre ganaderos y consignatarios. La producción deberá responder a las expectativas del acuerdo y proveer abundante oferta en Liniers y precios no mayores, en promedio para novillo, de $ 2,40. Anoche, el ingreso de animales en el mercado concentrador de hacienda era muy lento. Al cierre de esta edición habían ingresado 2.000 cabezas de vacunos y no se esperaban, según los empleados del mercado, «más de 5.000 animales». Con dicha oferta, los precios vacunos podrían mantenerseestables, en el mejor de los casos.

    Los carniceros, que ahora se verán en el centro de la escena, insisten en que a partir de esta semana comenzarán a observarse precios más bajos en los mostradores.

    Guillermo Moreno ya cuentacon un informe que indica que alrededor de 40 carnicerías de Capital Federal y Gran Buenos Aires ya recibieron los once cortes de carne a valores que permitirán venderlos a los precios fijados.

    El problema central del precio se genera, precisamente, en Capital y Gran Buenos Aires. En el interior, la suba de la carne fue menos evidente, según reconocía ayer el presidente de la Sociedad Rural de Corrientes, Ricardo Mathó: «Si baja el peso de la faena en los novillos, bajará el precio de la carne», sostuvo sumándose a un reclamo generalizado respecto de una medida que impidió una mayor oferta de ganado. No obstante, el ganadero indicó que la disminución del valor de ese producto «no tendrá demasiado efecto en la provincia de Corrientes, porque aquí no hubo un aumento significativo de los precios. En realidad, las que dispararon los precios fueron las carnicerías porteñas». Y explicó el motivo del reclamo de los ganaderos al indicar que «al disminuir el peso de faena se acelera el ingreso de ganado a los mataderos, se tiende a que se eleve la oferta cárnica, lo que se traduce en cortes más baratos».
  • Dejá tu comentario