Deuda: el Grupo Ad Hoc envió un mensaje y está dispuesto a negociar

Economía

Los fondos liderados por BlackRock le aseguraron al banco intermediario Lazard que están dispuestos a realizar una nueva ronda de conversaciones.

El Ministerio de Economía recibió ayer un mensaje algo inesperado. El banco intermediario Lazard recepcionó una comunicación desde el grupo AdHoc, donde los fondos de inversión liderados por BlackRock le aseguran que están dispuestos a concretar la próxima semana una nueva ronda de conversaciones vía satelital, para hallar puntos de encuentro en las negociaciones por la deuda emitida por el país bajo legislación internacional. El mensaje partió desde el bufete de abogados donde tiene su despacho Jennifer O’Neil, y a través del cual el profesional afirmaba que tiene un nuevo mandato del fondo que maneja Larry Fink para reabrir las negociaciones.

O’Neil, amante de los códigos, eligió el canal del banco intermediario para transmitir su mensaje; probablemente sabiendo también que es un vehículo lo suficientemente frío como para que desde Buenos Aires no se lo interprete como algún tipo de aceptación a la propuesta argentina publicada el domingo pasado. La estrategia de BlackRock, Fidelity, Ashmore, Autonomy y compañía es la de no mostrarse como los que quiebran la discusión, sino como los que ofrecen siempre una salida negociada. Pero siempre dentro de los reclamos firmes de mejores condiciones legales y financieras para sus títulos argentinos.

Es lo que dejaron claro el miércoles con el comunicado conjunto firmado con los Exchange Bondholders (titulares de bonos emitidos en los canjes 2005 y 2010), en el párrafo donde afirmaron: “Aunque no aceptamos la propuesta de Argentina, nos parece que brinda una base para un acuerdo constructivo. Estamos listos para debatir algunas modificaciones a la oferta que permitan una reestructuración consensuada”.

Otra de las cuestiones que quedó además en el comunicado del miércoles es que, lejos de internas y debates entre ellos, los fondos de inversión unidos en ambos grupos de acreedores están trabajando juntos presionando por una mejor oferta legal y financiera desde la Argentina. Está claro, tal como adelantó este diario, que O’Neil y el abogado del Bondholders, Dennis Hranitzky, trabajan coordinadamente y en permanente contacto. Y, parece, jurandose fidelidad hasta el final de la batalla por la negociación de la deuda argentina bajo legislación internacional.

El cronograma de la discusión continuará la próxima semana, cuando vuelvan las comunicaciones satelitales entre Buenos Aires y Wall Street, con la intervención de Lazar y el estudio de abogados que representa a la Argentina, el Cleary Gottlieb Steen & Hamilton (CGS&H). Mientras tanto, en los despachos del Palacio de Hacienda y en Olivos se analizará si se toma una decisión política: si es verdad que la última oferta presentada en sociedad por Martín Guzmán (su tercera propuesta formal ante la Security and Exchange commission, SEC) es en verdad la última. O si hay espacio para algún movimiento más.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario