Asumió CGT comisión clave de Diputados. Avanza con proyecto

Economía

La Cámara de Diputados aprobará hoy el polémico proyecto de ley que modifica la ley de concursos y quiebras obligando a que los juicios laborales de una empresa fallida se tramiten ante la Justicia del Trabajo y no en el fuero Civil y Comercial. De todas formas, ayer se informó que para convertirla en ley el sindicalismo deberá esperar unas semanas ya que los legisladores están decididos a introducirle modificaciones. Más allá de las dilaciones, es un proyecto largamente esperado por sindicalistas y abogados laboralistas, y que puede complicar seriamente las posibilidades de una empresa de acordar en el concurso con sus acreedores.

Todos los bloques aceptaron debatir hoy el proyecto en el recinto junto con la modificación al Consejo de la Magistratura para que no pierda estado parlamentario por haber pasado dos años desde que el Senado lo votó por primera vez. Por eso ayer se optó por llevar el proyecto directamente al recinto y sancionarlo sobre tablas, introduciendo modificaciones.

  • Anuncio
  • La decisión fue anunciada por el kirchnerista y abogado sindical Héctor Recalde poco después de asumir la presidencia de la Comisión de Legislación del Trabajo. Ese cuerpo, que ayer se conformó oficialmente, es el encargado de debatir cualquier cambio o creación en la legislación laboral y ahora quedó virtualmente en manos de Hugo Moyano en un reparto de comisiones que fue aprobado por Néstor Kirchner. La gremialista y diputada del ARI, Delia Bisutti, será vicepresidenta de la comisión y el cordobés del Partido Nuevo Raúl Merino, se desempeñará como secretario.

    «Hay consenso de todos los bloques de la necesidad de votar este proyecto para que retornen a la Justicia laboral las demandas de los empleados en las empresas de concursos y quiebras», dijo Recalde en su primera intervención como jefe de la comisión y recordó que la iniciativa «fue avalada tanto por las asociaciones de magistrados así como de abogados, y las entidades sindicales».

    El proyecto modifica la ley de quiebras y concursos para habilitar la competencia de la Justicia laboral en algunos casos que en la actualidad son competencia de la Justicia civil y comercial por ser este fuero de atracción en los casos en que se tramitan concursos o quiebras de empresas.

    Una vez aprobada la ley, los juicios por los montos que reclamen los trabajadores de la empresa fallida no tramitarán ante el fuero Civil y Comercial, sino que deberán litigar en la Justicia laboral independientemente del trámite que siga el resto de la quiebra.

    El proyecto establece además el «pronto pago», procedimiento por el que el síndico de la quiebra deberá recibir los créditos laborales a pagar, certificar su veracidad y ordenar al juez de la causa que proceda inmediatamente al pago con los fondos que se encuentren disponibles en el expediente. Si bien ahora rige el privilegio de cobro para las deudas laborales en una empresa, desde ahora cobrarán incluso antes que se terminen de verificar al resto de los acreedores de la empresa.

    Dejá tu comentario