Por trabas a importados, cuatro autos nacionales lideran ventas en 2021

Economía

Desde 2002 que los patentamientos no estaban dominados por 0 km locales.

Con la escasez de dólares, el Gobierno implementó una política de restricción a las importaciones que, en el sector automotor, está consolidando su objetivo: que se vendan más 0 km nacionales. Hasta hace dos año, la participación de los vehículos importados superaba el 70% de las operaciones del mercado. Desde mediados del año pasado esa relación comenzó a cambiar y en este comienzo del 2021 se siente a pleno. Por ejemplo, en el primer trimestre, del total de vehículos que se vendieron en el país, 71,6% llegaron del exterior. A pocos días de terminar el mismo período de este año, los autos importados representan 55% de los patentamientos, una baja de más de 15 puntos porcentuales en doce meses.

P09_LOS_0KM 3x6.jpg

La consecuencia directa de este giro se percibe en el cambio de posiciones del ranking de los modelos más vendidos. En este comienzo de año, los vehículos que ocupan los cuatro primeros puestos son de producción nacional. Hay que remontarse a la época previa al 2002 para encontrar una situación similar con cuatro modelos “made in Argentina” en los primeros puestos. A partir de entonces, la industria automotriz local se globalizó y la participación de los 0 km importados fue en aumento. Antes de eso, empresas como SEVEL, Autolatina o Ciadea dominaban los patentamientos con un mercado sin competencia externa. Sólo para tomar como referencia, desde la salida de aquella crisis, el Volkswagen Gol fue líder del mercado por 15 años consecutivos.

En lo que va del 2021, el Fiat Cronos se subió al primer puesto y dejó en el segundo lugar a la Toyota Hilux, que venía siendo el modelo más vendido en los últimos dos años. En tercer lugar se ubica el Peugeot 208 -ahora producido en el país- y el cuarto puesto es para la Volkswagen Amarok.

Las trabas a los vehículos importados hace que para la mayoría de los modelos exista lista de espera de seis meses o más. Incluso, muchos con la incertidumbre de no saber si van a volver a entrar. Ante este panorama, los consumidores se vuelcan a los vehículos nacionales que tienen más certezas para la fecha de entrega.

Con un mercado desabastecido, se producen dos efectos. Por un lado, hay menos oferta para que el consumidor elija. Por otro, los 0 km aumentan a un ritmo mayor. En casi todos los casos, están por arriba de la inflación y de la evolución del dólar oficial, tipo de cambio por el que se fijan los valores de los autos. A esto se suma que, con una brecha cambiara que favorece a los ahorristas en dólares, la demanda se mantiene sostenida lo que hace que se pidan sobreprecios para comprar un vehículos.

En cuanto a los datos del mercado de este mes, se estima que cerrará por arriba de los 34.000 patentamientos. El crecimiento respecto al año pasado va a ser del doble (se registraron 17.500 unidades) pero hay que tener en cuenta que casi medio mes no hubo operaciones por el inicio de la cuarentena.

Dejá tu comentario