Avanzan definiciones del nuevo paquete antievasión

Economía

El gobierno ya tiene definidas dos de las medidas que se incluirán en el nuevo paquete antievasión que será lanzado en las próximas semanas y que se enviará al Congreso cuando el Poder Legislativo termine de aprobar el primer grupo de medidas que comenzaron a avanzar el miércoles y que en setiembre estarían reglamentadas. Las dos nuevas leyes sobre las que trabaja el Ministerio de Economía, la Administración Federal de Ingresos Públicos y la Secretaría de Hacienda son un nuevo registro de sociedades de todo el país y un incremento en las penas y multas especialmente en el caso de que se detecten empleados sin los aportes previsionales al día. Habrá, además, nuevos mecanismos de cruce de datos para detectar a los empleados «en negro».

Ambos proyectos van a ser terminados de diseñar en las próximas dos semanas, y se espera que para setiembre (junto con el resto del nuevo paquete) ya estén presentados y enviados al Congreso.

El nuevo registro que se piensa impulsar para sociedades anónimas se basa en que la AFIP pueda tener en un solo archivo los nombres, socios y datos generales de todas las empresas del país. Para esto, las provincias deben adherirse al nuevo régimen, ya que tienen la facultad de manejar dentro de las oficinas de rentas los registros de sociedades. Según la AFIP, actualmente muchas sociedades se registrarían con un costo de 12.000 pesos, con la intención de evadir impuestos a través de mecanismos predeterminados para luego cerrarlas o presentarlas en quiebra. Como los registros de sociedades estarían dispersos en cada provincia, la idea de la AFIP es que lleguen al organismo cuando ésta se inscribe para tener un control más eficaz. Además, si la AFIP concentra este archivo, las sociedades tendrían la obligación de tener un número de CUIT y de informar quiénes son sus socios y accionistas.

Sobre el aumento de las penas por tener empleados en negro, la clave del intento es que desde el Congreso se autorice la clausura de comercios y empresas cuando se detecte un nivel de evasión previsional alto. Para esto, la AFIP y el Ministerio de Trabajo (desde la próxima semana implementarán operativos conjuntos contra el trabajo en negro) reclaman también un mayor poder de control; sobre todo, en cuanto a los registros laborales del interior del país.

Además de estos proyectos de ley, hubo dos definiciones tributarias dentro de Economía. Por un lado, una comunicación entre
Alberto Abad y Roberto Lavagna definió que si desde el Congreso se aprueba algún tipo de moratoria impositiva, se le pedirá el veto a Néstor Kirchner. Esta actitud forma parte de las promesas que desde el gobierno se les hacen a los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en estos días de negociaciones. También quedó claro que la modificación del monotributo, cuyo proyecto de ley ya se envió al Congreso, pero que generó polémicas varias, será congelada hasta tanto el primer y el segundo paquete impositivo hayan sido aprobados por el Congreso. Esto provocaría que recién en 2004 haya cambios en el régimen para pequeños y medianos empresarios.


Buscarán recaudar más por Ganancias
BUSCARÁN RECAUDAR MÁS POR GANANCIAS
Hará Economía una fuerte apuesta en este impuesto dentro del diseño de las metas de recaudación tributaria para 2004. La proyección preliminar que comenzó a diagramar Hacienda indica que por este impuesto se obtendrían como piso unos $ 15.000 millones frente a los $ 10.899,2 millones que se presupuestaron para 2003.

El Ministerio de Economía hará una fuerte apuesta en el Impuesto a las Ganancias, dentro del diseño de las metas de recaudación tributaria para 2004; datos que figurarán en el presupuesto que por estos días los técnicos que acompañan a Roberto Lavagna negocian con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En total, la proyección preliminar que comenzó a diagramar la Secretaría de Hacienda que maneja Carlos Mosse, indica que por este impuesto durante 2004 se obtendrían como piso unos 15.000 millones de pesos, frente a los 10.899,2 millones que se presupuestaron para este año a fines de 2002. Estos números implica un crecimiento en los ingresos por este tributo de casi 4.100 millones de pesos más en 2004. La clave del aumento que espera el gobierno está dado por dos capítulos: la reglamentación de la ley que modifica el Impuesto a las Ganancias especialmente dentro en las operaciones de comercio exterior y el mantenimiento de la prohibición de aplicar los mecanismos de ajuste por inflación. A estos dos temas Economía le suma lo que provocaría el teórico aumento en la actividad que se estima en 4%. Ayer el Administrador Federal de Ingresos Públicos (AFIP),Alerto Abad, defendió los cambios fundamentalmente del proyecto de modificación de Ganancias al que dio anoche media sanción la Cámara de Diputados, especialmente en el capítulo por el cual se modifica el mecanismo de liquidación en las exportaciones de granos, hidrocarburos y derivados. Si se aprueba la ley, y cuando se den ciertas condiciones, el precio que deberá tomar el exportador será el del embarque en lugar del de compra.

• Límite

Según declaró ayer Abad, esta operación sólo tendrá que tenerse en cuenta cuando la venta se realice entre socios vinculados y por intermedio de una «empresa fantasma». Para evitar ser calificada de esta manera, según el texto de la ley que aprobó Diputados, una compañía debería tener presencia real en el territorio de residencia declarado, no debe estar vinculada con la empresa vendedora y sus operaciones de comercio internacional con otro integrantes del mismo grupo no deberían superar 30% del total de sus actividades declaradas. Sólo cuando no se cumplan estas tres condiciones la empresa exportadora deberá declarar la operación con el precio de embarque y no de venta. Según la AFIP en los últimos años se habrían detectado entre las principales exportadoras de granos operaciones entre compañías vinculadas y una empresa fantasma radicada en algún paraíso fiscal, con el fin de declarar un menor valor de los precios de los commodities y así tributar menos Ganancias.

Esta posición fue criticada ayer por algunos empresarios del sector. En este sentido, el presidente de la
Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), Alberto Rodríguez, dijo que la sanción de esta ley, «demuestra un profundo desconocimiento de las características del mercado de granos» ya que «las operaciones se cierran con varios meses de antelación porque así lo exige un mercado donde los embarques no se deciden de un día para otro, sino que se van ordenando según un cronograma complejo diagramado con mucha antelación». Otro cambio que se incorporó en la ley que Diputados sancionó esta semana, en la aplicación del Impuesto a las Ganancias a 100% de las operaciones de transferencias de capital entre empresas vinculadas y que figuren en los balances como préstamos. Aquí también la AFIP anunció que reglamentará las fórmulas que se utilizarán para determinar que se trata de algún crédito interno en lugar de aportes de capital.

El segundo capítulo que generaría, según Economía, un alza en la recaudación de Ganancias será el mantenimiento de la prohibición de los mecanismos de ajuste por inflación también para el período 2004. Si bien no se espera un impacto inflacionario importante, sólo con el pago del último anticipo del impuesto de febrero y el pago del saldo en la presentación anual de abril provocarán el alza que espera el gobierno. En teoría el año próximo sería el último ejercicio donde la prohibición de utilizar estos mecanismos jugaría a favor de la recaudación, ya que si el alza de precios se mantiene estable el alza en los ingresos dependerá exclusivamente del crecimiento de la economía. Según los datos previos que se manejan en el ministerio que dirige Lavagna, el próximo año la Argentina aumentaría su PBI en aproximadamente 4%. Esto tendría efectos en los ingresos de este tributo en el segundo semestre del próximo año cuando se liquiden los primeros cuatro anticipos del ejercicio 2005.

Dejá tu comentario