El Banco Central volvió a comprar divisas (u$s10 M)y el CCL sigue avanzando

Economía

Aunque con un monto menor, la autoridad monetaria logró revertir la tendencia de las dos ruedas previas, en las que se desprendió de u$s90 M.

El período de demanda estacional de dinero comienza a finalizar y el golpe se empieza a sentir en dos frentes: el avance en las cotizaciones de los dólares bursátiles y el deterioro en la participación en el mercado de cambios por parte del Banco Central (BCRA). Respecto de esto último, dentro de la autoridad monetaria confían en finalizar enero con un saldo favorable, pero saben que en febrero la historia será muy diferente.

Según estimaciones preliminares de mercado, el BCRA compró ayer unos diez millones, poniendo fin de esta manera a la racha de dos ruedas vendedoras (sumando el martes y el miércoles la entidad que preside Miguel Pesce se habría desprendido de unos u$s90 millones). Este resultado es muy distinto al que se vio la semana pasada, cuando entre lunes y viernes el Central se hizo de unos u$s485 millones netos.

En el mercado señalan que era lógico que en algún momento del mes apareciera la demanda de importadores, pese al súper cepo, y que lo que espera para los próximos días de enero es una alternancia entre compras y ventas.

En lo que refiere a las reservas brutas del Banco Central, las mismas finalizaron ayer en u$s39.758, una mejora de u$s15 millones en relación al martes. En lo que va del año, las mismas crecieron u$s348 millones, pese a que las compras netas oficiales alcanzan los u$s427 millones. Parte de esa diferencia puede explicarse, quizás, porque el oro lleva una caída de 1,7% en 2021 y este metal precioso ocupa una buena parte de las tenencias del organismo.

A lo largo del año las reservas podrían estar expuestas a un fuerte estrés, dado que el Gobierno debería afrontar pagos por u$s10.013 millones a organismos internacionales y acreedores privados. Sin embargo, la expectativa está puesta en poder lograr refinanciamientos con el FMI y el Club de París.

“Está terminando el período de demanda transaccional de pesos elevada, con una tasa de interés claramente negativa, por lo que habrá que monitorear cómo evolucionan las intervenciones del Central y la brecha cambiaria, en un marco en el que las reservas netas siguen siendo escasas y se ubican en torno a los u$s4.000 millones”, señaló la economista jefe de Fundación Capital, Irina Moroni.

En lo que refiere a las cotizaciones, lo que se observa es un avance lento, pero sin pausa, del Contado con Liquidación (CCL) y del MEP. Todo eso, pese a que los agentes de mercado consultados por Ámbito siguen percibiendo que hay organismos públicos participando del mercado de bonos para bajar las cotizaciones y a que las ALyC vienen recibiendo pedidos para que no operen grandes volúmenes. De hecho, una de ellas fue suspendida el miércoles por promover operaciones de “rulo”.

En este contexto, el CCL operado a través del AL30 finalizó ayer el día en $148,88, lo que significó un avance de 72 centavos. En el año su valor ya subió $8,62. Con los precios actuales, la brecha respecto al dólar mayorista se ubica en 72%. Asimismo, el CCL que se realiza a través de la acción de Banco Galicia (el instrumento de renta variable más popular para este movimiento) se ubica en $151,25.

En tanto, el dólar MEP que se compra con el AL30 llegó ayer a los $145,96, tras tener un alza de $0,24. De esta forma, el CCL se empieza a despegar del MEP; como solía verse durante 2020.

En el segmento oficial, el mayorista cerró en $86,43 y el dólar que se compra a través del home banking en $151,65. En las cuevas sigue la calma. El blue terminó planchado en $156, lo que lo posiciona $10 por debajo del valor que tenía al empezar el año.

“Lo que pasa en el mercado de dólares es contraparte del mercado de pesos. En diciembre y principios de enero hay una fuerte demanda de pesos, con lo cual baja la demanda de dólares e incluso hay oferta de dólares para satisfacer la demanda de pesos. Por eso el BCRA estuvo comprando divisa”, resumió Fernando Marengo, economista jefe de Arriazu Macroanalistas. Y añadió: “Ahora empieza a desaparecer la liquidación de dólares de la exportación de trigo y se revierte esa demanda estacional de pesos, por lo que el BCRA tiene que salir a esterilizar el excedente. Si no es exitoso esterilizando esos pesos va a haber presiones sobre el tipo de cambio oficial y sobre la brecha cambiaria”.

Por último, Marengo agregó: “Con la expectativa de un valor de cosecha muy elevado para este año, dada la suba de los precios internacionales, el Gobierno va a hacer todo lo posible para evitar un salto cambiario en el oficial. Y, con los actuales precios de exportación, el Gobierno va a poder manejar con tranquilidad la primera mitad del año y un poco más allá”.

Dejá tu comentario