Bancos descontarán pagos del Monotributo de créditos a tasa cero

Economía

La recategorización y el reempadronamiento podrían beneficiar al contribuyente.

Los monotributistas que tomaron créditos a tasa cero tendrán asegurado el pago de las cuotas del régimen simplificado de junio, julio y agosto próximo, ya que los bancos les descontarán automáticamente los importes correspondientes. En el caso de los autónomos, sus aportes a la seguridad social se imputarán a mayo, junio y julio. La particularidad es que como resultado de ello y por la caída de las ventas, los trabajadores independientes podrían llegar a tener saldos a favor con el fisco.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) reglamentó ayer a través de la Resolución General 4708 ese aspecto de la operatoria de los préstamos lanzados por el Gobierno para ayudar a los trabajadores independientes en medio de la cuarentena contra el Covid-19 que todavía no estaba determinada.

Como parte de la asistencia financiera, en los préstamos a través de las tarjetas de crédito se contempla la inclusión del importe que tiene que pagar el monotributista o el autónomo a la AFIP. Hasta ahora restaba que el organismo a cargo de Mercedes Marcó del Pont les indicara a los bancos cómo descontar los importes y a cuáles períodos imputarlos. Eso quedó determinado ya. Lo que ocurre es que gracias a la medida puede haber un pequeño beneficio. Esto es porque en julio se tienen que recategorizar los monotributistas y se espera que la mayoría lo hagan a la baja. El tributarista Sebastián Domínguez explicó que “si el monotributista baja de categoría entonces en agosto tendría que pagar menos”. “El banco le depositará de más a la AFIP. Entonces le quedará al contribuyente un pago en exceso. En este caso, va a poder imputar ese monto a su favor al pago de otro período”, explicó en asesor tributario.

En el caso de los trabajadores autónomos que cambien de categoría al realizar el reempadronamiento este mes, modificarán el valor a pagar a partir del período devengado junio. Por otro lado, el monto de las cuotas de los aportes de este grupo cambiará en el período devengado junio, como producto del ajuste de la movilidad previsional.

A diferencia de otras recategorizaciones, en las que el problema para el contribuyente era que subía su facturación año a año por efecto de la inflación, en 2020 puede darse el caso de que, a pesar de ello, sus ventas bajen, simplemente porque a la crisis económica que había al inicio del primer trimestre, luego se agregó la cuarentena, que combinadas hicieron un combo mortal sobre la actividad. La mayoría no pudo seguir trabajando o lo hizo a medias. El hecho que lo demuestra es que tuvieron que recurrir al financiamiento a tasa cero.

En el caso inverso, es decir, que por alguna razón el trabajador independiente tenga que subir de categoría, entonces el descuento que le hará el banco del préstamo a tasa cero se quedará corto y por lo tanto, tendrá que pagar la diferencia. La persona además deberá solicitar a su banco un “stop debit” en caso de que haya incluido sus cuotas en débito automático, ya que podría sufrir el descuento dos veces.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario