Para los importadores, la flexibilización del BCRA es un avance, pero no es suficiente

Economía

El Central resolvió que las empresas puedan acceder al mercado mayorista de cambios por hasta u$s1 millón para cancelar tanto deudas comerciales como Cartas de Crédito libradas por bancos internacionales. "Siguen quedando en el camino cosas importantes", advierten desde el sector importador.

Después de distintos pedidos y reuniones con sectores empresarios, el Banco Central resolvió que las compañías importadoras puedan acceder al mercado mayorista de cambios por hasta u$s1 millón para cancelar tanto deudas comerciales como Cartas de Crédito libradas por bancos internacionales. La decisión, adoptada luego la reunión de directorio realizada el miércoles, significa una ampliación del acceso al Mercado Único y Libre de Cambios que regía para los pagos anticipados de importaciones.

La resolución de la autoridad monetaria está orientada a descomprimir la cadena de pagos y es por eso que desde el sector empresario destacaron la medida, aunque también advirtieron que “no es suficiente”. “Supuestamente se va mejorando la situación. Aunque siguen quedando en el camino cosas que son muy importantes para el comercio exterior. El Banco Central sigue sin resolver y sin dar marcha atrás con la comunicación A6844, que viene de la época de Guido Sandleris, que es el plazo de los noventa días de tránsito: cuando el importador va al banco a pedir los dólares, el banco te los da, pero tenés noventa días para ingresar la contrapartida en el producto que se importó. Lo que, en la práctica resulta casi imposible”, aseguró a Ámbito Rubén García, presidente de la Cámara de Importadores (CIRA), quien remarcó: “Es un avance, pero no es suficiente. Porque si quiero importar un bien de capital, tengo hasta u$s1 millón. No dan más chances. Y por ahí, no dan más chances porque no las tienen, aunque eso no es culpa del importador”.

García remarcó que más del 80% de lo que se importa, “va a la industria y a la producción”. “Parar la importación es parar las fábricas, porque si una fábrica no tiene insumos no puede trabajar”, remarcó el titular de CIRA y, al referirse a posibles futuras reuniones con la autoridad monetaria, sostuvo: “Por el momento, no le encuentro mucho sentido. El problema es que el Central te da lo que puede. Este es el punto real”. Otra complicación a la que hizo mención García es que “la Secretaria de Comercio no está liberando licencias de importación”. “No solamente no libera las que hay que pagar, sino que tampoco las que están pagas y están en el puerto generando gastos”, remarcó.

Flexibilización

Según aseguró el Banco Central, la modificación a la normativa fue una respuesta a los pedidos de distintas cámaras empresarias. “Se fueron identificando dificultades que encuentran las empresas en la normativa cambiaria referida al pago de importaciones”, aseguró la entidad conducida por Miguel Pesce en un comunicado. Y agregó: “Con ese diagnóstico el BCRA, dentro del marco restringido del mercado de cambios, resolvió los problemas planteados que no deterioran el contexto general”.

A fines de junio, el Central había dispuesto que las empresas puedan acceder a la compra de dólares en el mercado oficial de cambios para pagar importaciones a partir del momento del despacho del embarque en el puerto de origen.

Las medidas de flexibilización de acceso al MULC fueron en respuesta a los requisitos implementados para la adquisición de dólares a través de la circular A 7030 que, según manifestaron distintos sectores, dificultaban la importación de bienes indispensables para la actividad productiva. La circular A 7030 -emitida el 28 de mayo- prohíbe la compra de dólar mayorista a empresas que tengan dólares en efectivo o depositados en el exterior, así como a las que hayan realizado operaciones de compra venta de dólares a través del mercado bursátil (contado con liquidación y dólar MEP) en los últimos 90 días.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario