Bolsas del mundo cedieron hasta 3% tras desplome en mercados chinos

Economía

Los principales índices de la Bolsa de Nueva York abrieron la semana en baja, lideradas por una caída del 0,7% en el Dow Jones, su peor nivel desde febrero último.

El principal indicador de la bolsa neoyorquina perdió 127,94 puntos con respecto al viernes y terminó en 17.440,59 unidades, mientras que el Standard & Poor's 500 perdió 0,6% hasta ubicarse en 2.067,85 puntos.

El índice tecnológico Nasdaq, en tanto, cayó 1% y cerró la jornada en 5.039,78 unidades.

Wall Street se dejó arrastrar desde el inicio de la sesión por las fuertes pérdidas en las bolsas chinas, que vivieron su peor jornada en ocho años.

El índice de Shanghái, el de referencia en China, cayó 8,5% y el de Shenzhen perdió 7,6%, poniendo fin de forma abrupta a la recuperación que habían vivido en las últimas dos semanas, tras el mes más duro de su historia.

Según los analistas, el principal motivo de esa fuerte bajada fue el anuncio de la Oficina Nacional de Estadísticas de que los beneficios de las principales firmas industriales chinas disminuyeron 0,3% interanual en junio, en fuerte contraste con el crecimiento del 0,6% interanual que registraron en mayo.

El dato alimentó de nuevo las dudas sobre la economía del gigante asiático y golpeó especialmente a los sectores de la energía y de las materias primeras, que lideraron las bajadas en Nueva York con pérdidas del 1,9% y del 1,3%, respectivamente.

La sesión fue negativa para todos los sectores de Wall Street, con la única excepción del de los proveedores de servicios públicos, que se anotaron una suba del 0,8%.

De los treinta valores que componen el Dow Jones, sólo cinco terminaron la jornada en verde, liderados por Intel (1%), General Electric (0,8%) y Travelers (0,3%).

Las mayores pérdidas las sufrieron Boeing (-2,1%), Chevron (-1,6%) y JPMorgan Chase (-1,3%).

La farmacéutica israelí Teva, especializada en genéricos, fue uno de los grandes protagonistas positivos de la jornada, pues sus acciones se dispararon más de 16% tras anunciar la adquisición de su rival Allergan por 40.500 millones de dólares.

Mañana el foco de atención estará, entre otros, sobre Pfizer, DuPont, UPS, Merck y Twitter, que tienen previsto presentar sus resultados trimestrales.

Además, los inversores esperan noticias de la reunión de dos días que comenzará la Reserva Federal (Fed), de la que podrían salir nuevas pistas sobre el calendario para la subida de tipos de interés en Estados Unidos.

Por otro lado, las principales bolsas europeas cerraron este lunes con pérdidas, a raíz del descalabro de la bolsa de Shanghái, que retrocedió en más de un 8%.
En Londres, el índice FTSE-100 de los principales valores cayó en 1,1% respecto al cierre del viernes y terminó en 6.505,13 puntos. La bolsa de Fráncfort registró una pérdida del 2,6% y el índice Dax cerró a 11.056,40 puntos. París también tuvo una jornada negativa, y el índice CAC 40 cayó un 2,6%, hasta los 4.927,60 puntos. En Madrid, el IBEX-35 descendió un 1,4% hasta los 11.145,40 puntos. En cuanto a la bolsa de Milán, terminó la sesión con una fuerte baja del 3%, a 22.809 puntos.


"Los mercados volvieron a tropezar mientras los inversores siguen preocupados por el declive de los mercados chinos", comentó Chris Beauchamp, analista en IG.

El índice de Shanghái, el de referencia en China, cayó un 8,5% y el de Shenzhen perdió un 7,6%, en la peor jornada en ocho años para los mercados del gigante asiático.

Según los analistas, el principal motivo de esa fuerte bajada fue el anuncio de la Oficina Nacional de Estadísticas de que los beneficios de las principales firmas industriales chinas disminuyeron un 0,3% interanual en junio, en fuerte contraste con el crecimiento del 0,6% interanual que registraron en mayo.
"Los inversores no confían en que el mercado vuelva a orientarse rápido al alza", comentó Jimmy Zuo, corredor en Guosen Securities, citado por Bloomberg. "La gente quiere embolsarse las ganancias, después de que el índice superara los 4.000 puntos", añadió.

La Bolsa de Shanghái superó el martes pasado el umbral simbólico de los 4.000 puntos. La corrección comenzó la semana pasada, ya que el viernes, la bolsa de Shanghái perdió un 1,29%, después de seis sesiones consecutivas al alza.

"El alza de estas dos últimas semanas fue muy fuerte, y el mercado se ha corregido solo", comentó Zhang Di, analista en Haitong Securities.

En los últimos días, una sucesión de malos indicadores vino a contrariar los esfuerzos del gobierno para relanzar las bolsas del país, que ya sufrieron caídas espectaculares en las últimas semanas.

Las cifras del gobierno publicadas el lunes mostraron una caída de 0,3% de los beneficios de las grandes empresas industriales.

Por otro lado, en julio la producción manufacturera se contrajo y alcanzó su nivel más bajo en 15 meses.
Mientras tanto, los inversores siguen atentos a la crisis en Grecia. Representantes de los acreedores -UE y FMI-, llegaron a Atenas para iniciar conversaciones con las autoridades sobre un nuevo préstamo al país, indicó el lunes una portavoz de la Comisión Europea.

"Los equipos de las instituciones están ahora sobre el terreno en Atenas y los trabajos empiezan ahora mismo", dijo Mina Andreeva, en declaraciones a la prensa en Bruselas.

En tanto, la bolsa de Tokio cerró con una caída de 0,95% debido a la inquietud sobre la coyuntura económica mundial.

El índice Nikkei de los 225 principales valores perdió 194,43 puntos, a 20.350,10 puntos. En una sesión poco activa, se negociaron unos 1.880 millones de acciones.

Dejá tu comentario