Boom de turismo hace subir más cotización de inmuebles

Economía

Con diez carteles de departamentos en venta por cuadra, precios de propiedades que subieron 10% el último año y alquileres de locales que llegan a u$s 4.000 mensuales, en el tradicional barrio de San Telmo se registra un movimiento inmobiliario que los operadores de la zona califican de inédito.

«La oferta de viviendas en el barrio aumentó fuertemente por varias razones. Hoy tenemos más de 100 unidades en venta en San Telmo como consecuencia de un recambio de vecinos que hasta ahora no se había dado. Hace no más de tres años que la gente quiere venir a vivir a la zona y eso, combinado con la importante presencia de turistas extranjeros interesados en ella, provocó un aumento de precios que está moviendo todo el mercado», explicó a este diario Mariano Manikis, titular de la inmobiliaria Atkins.

Todo se conjugó. La cada vez mayor cantidad de turistas extranjeros que llegan a Buenos Aires visitan San Telmo especialmente por su vinculación con el tango. Muchos tienen interés en invertir en esta zona porque los precios aún son muy bajos comparados con los de otras capitales mundiales. Se paga entre u$s 870 y u$s 1.300 el metro cuadrado de una vivienda, según la ubicación y la calidad de construcción. Edificios antiguos reciclados como el Mirador de San Telmo, pueden llegar a los u$s 1.500.

Según los operadores, los extranjeros compran departamentos en altura y de pasillo que usan cuando vienen al país de vacaciones o alquilan temporalmente. En este último caso, el negocio es beneficioso también para ellos ya que los alquileres temporarios (en unidades equipadas y amuebladas) se cobran en dólares. Un departamento de tres ambientes cercano a la Plaza Dorrego o en la zona de protección histórica (entre San Juan, Paseo Colón, Avenida de Mayo y Perú) se cobra desde u$s 250 por una semana.

  • Preferencias

    Además de los europeos (los operadores aseguran que los estadounidenses prefieren Puerto Madero o Recoleta), compra departamentos en la zona gran cantidad de latinoamericanos, sobre todo mexicanos, que envían a sus hijos a estudiar a Buenos Aires porque también aquí las universidades privadas son más accesibles y de alta calidad.

    «Los precios superaron los de la mejor época, que fue en 1998, cuando se pagaba en el barrio un promedio de u$s 900. Hoy se ubican en u$s 1.000, todavía por debajo de lo que se paga en otros barrios. Por eso, muchos jóvenes de Barrio Norte, Belgrano o Caballito, la mayoría con inquietudes artísticas o que piensan que sus vecindades son demasiado burguesas, deciden vender sus departamentos y comprar, incluso más metros, en un área más bohemia como San Telmo», dijo Fernando Giesso, de la inmobiliaria que lleva su apellido.

    A la vez, el propietario que vende en San Telmo, que por lo general es gente con muchos años en el barrio y no tiene problemas en mudarse, compra unidades más amplias y nuevas en zonas cercanas, como Barracas o Parque Patricios», asegura Ercolano.

    Para los martilleros, además de las viviendas, lo que realmente hoy es inédito en cuanto a demanda y a precio tiene que ver con el sector comercial. «El barrio ya no sólo es rentable para los anticuarios y los restoranes. Se está poniendo de moda entre los jóvenes y las grandes marcas quieren instalarse», dijo Ercolano.

    Locales frente a la Plaza Dorrego o en la calle Defensa cuestan desde u$s 2.000 por mes. Un espacio de 150 metros llega a pagarse u$s 4.000.

    Igualmente, son pocos los locales que hoy se encuentran en oferta y las propiedades que se ubican en el casco histórico, que podrían transformarse, según los operadores, al no poder modificarse libremente, no llegan a conseguir habilitaciones.
  • Dejá tu comentario