Buitres: antes de nueva audiencia, Gobierno ratificó necesidad de stay para pago de deuda

Economía

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, insistió en que la Argentina mantiene su posición de propiciar un diálogo frente a la demanda de los fondos buitre, "que permita condiciones justas, equitativas, legales y sustentables para el 100% de los acreedores".

Ratificó asimismo, durante su habitual conferencia de prensa en Casa Rosada, que el país "ha sido coherente en forma sistemática en las presentaciones ante el juez neoyorquino Thomas Griesa", y volvió a rechazar la posibilidad de un "default técnico".

"Se han depositado los recursos de capital e intereses para los bonistas de los canjes de 2005 y 2010; la Argentina paga y cumple con sus obligaciones", y el juez "tiene que resolver las asignaciones de recursos para que les llegue a las cuentas correspondientes de cada acreedor", remarcó Capitanich.

Capitanich rescató luego las declaraciones formuladas por el exministro de Economía Roberto Lavagna, quien dijo al diario brasileño "O Globo" que el país no incurre en default.

El jefe de Gabinete reiteró que la Argentina pide la suspensión de la orden de ejecución de la sentencia del juez Griesa para que no se aplique la cláusula Rufo, de acreedor más favorecido.

Las implicancias de esa cláusula, agregó, serían "de entre 120 mil y 500 mil millones de dólares, por eventuales juicios contra la Argentina, y a la vez implicarían perjuicios notorios a los funcionarios responsables, desde la Presidenta a sus ministros".

"Si los buitres dicen que la RUFO no aplica, ¿por qué no pagan un seguro, que sería de costo irrisorio, y así tendríamos al cobertura legal frente a las implicancias sistémicas?", preguntó Capitanich.

Destacó por último que la Argentina "actúa con buena fe y para resolver estructuralmente el problema, protegiendo al 92,4% de los acreedores que se adhirieron al canje y en condiciones para resolver el resto".

El juez Griesa decidirá esta mañana si otorga la medida cautelar (stay) pedida por el Gobierno para suspender una sentencia previa que obliga al país a pagar a los fondos buitre en la misma medida que a quienes aceptaron la reestructuración de los bonos en 2005 y 2010.

A las 11:30, hora de la Argentina, Griesa recibirá a los bancos e intermediarios financieros que, por decisión de ese magistrado, tienen bloqueado el pago a los bonistas que entraron en el canje de la deuda defaulteada de la Argentina, que se realizó en 2005 y 2010.

Al encuentro no fueron invitados como participantes funcionarios argentinos, pero sí lo harían a título informativo los abogados del estudio que representa al país, Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP.

El país necesita que el magistrado neoyorquino levante momentáneamente el embargo para permitir pagos a bonistas con deuda reestructurada y así evitar el default el próximo 30 de julio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario