Más controles a la exportación de carne, granos y lácteos

Economía

El Gobierno busca garantizar el abastecimiento de carne vacuna a precios accesibles y monitorear su exportación para evitar prácticas ilegales o especulativas.

El precio de los alimentos sigue en el centro de la polémica y mientras la inflación marcó un pico en el mes de marzo, abundan las reuniones interministeriales con la idea de buscar mecanismos que tengan impacto en el precio interno de los alimentos y al mismo tiempo permitan continuar con la dinámica exportadora. En este sentido, el Gobierno avanzó en dos cuestiones clave para el negocio de la carne. La primera de ellas esta relacionada con el manejo de la media res, ya que estableció en 32 kilos el peso que puede cargar una persona. Este tema fue parte de una disputa con el gremio, pero la realidad es que los 32 kilos parecen ser una cifra más lógica si se los compara con los 100 que hoy llevan al hombro quienes realizan esa tarea. Quizá lo más importante en este punto es que esta norma es en realidad la antesala de otra que se publicará sobre cuarteo -probablemente en los próximos días- y que el Gobierno entiende que podría generar una baja de precios a futuro. Sin embargo, varios actores del sector ya advirtieron que en cientos de frigoríficos no están dadas las condiciones de infraestructura como para manejar la carne con esta nueva metodología de cortes.

La otra resolución esta directamente vinculada a la exportación de carne. Según Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores ABC, “es muy bueno que el Gobierno apunte a los exportadores sin fábrica que es donde esta instalado el gran problema de la subfacturación. Esto nos pone a todos en un plano de igualdad en cuanto a exigencias tributarias e información que tenemos que dar”.

Según Ravettino, “la subfacturación la hacen los operadores del mercado, por eso le estamos pidiendo al estado más controles para evitar algo que viene ocurriendo desde hace un año. En la mayoría de los casos se trata de evasión en negocios que van a China, con operaciones de 4.500 dólares la tonelada de las cuales se declaran 3.000 y el resto entra por canales informales”.

Del otro lado de la orilla, los matarifes estiman que las últimas medidas apuntan contra ellos. Leonardo Rafael, titular de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores, asegura que los organismos de control tienen todas las herramientas para fiscalizar lo que necesiten. “No se entiende dónde puede haber evasión en la faena, donde incluso se paga un VEP por anticipado. La evasión no está en los matarifes sino en la exportación. Y los matarifes, a excepción de algunos que son exportadores, son sólo matarifes y luego le venden al consumo interno o la exportación, por eso llama la atención esa idea de vincular a la evasión con el matarife”.

Desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca confirmaron que “a partir de ahora, los exportadores deberán informar su plan de trabajo y comercialización para el próximo año. Los requisitos a incorporar tienden a reducir al máximo la existencia de operadores en circuitos marginales, informales e insolventes, que son los que mayores distorsiones producen en el adecuado funcionamiento del mercado interno y exportador”. Es que la sospecha esta puesta en los establecimientos que prestan servicios de exportación a terceros matriculados, a los cuales se considerará solidariamente responsables por los incumplimientos.

Las ultimas medidas generaron un gran revuelo en el sector agroindustrial, lo que motivó que la propia Mesa de Enlace enviara pedidos de audiencia a los ministros Guzman, Basterra y Kulfas. La pregunta que sobrevuela en cada una de las entidades vinculadas a la producción es si efectivamente el gobierno intervendrá o no en el mercado con mecanismos como los ROE, que oportunamente provocaron desánimo y una fuerte liquidación del stock bovino.

Dejá tu comentario