Castigo fiscal para quien excede en subfacturación

Economía

La Dirección General de Aduanas (por las resoluciones 1907 y 1908) ha modificado el Sistema de Control del Valor en Aduana, en cuanto a los procedimientos de control, determinación y altas y bajas de los valores criterio a los que se tendrán que ajustar los importadores.

El principal objetivo de la reforma realizada por el titular de la AFIP es resguardar el interés fiscal, lo que significa un cambio importante de aquí en más, habida cuenta del olvido evidenciado por algunos verificadores, en los últimos tiempos, sobre esta importante función aduanera.

Con la nueva normativa, las mercaderías que se declaren a un precio que esté por debajo del valor criterio fijado por la aduana ingresarán automáticamente por el canal rojo, y los importadores deberán garantizar la diferencia de tributos que hubieran debido pagar si no subfacturaban.

Ahora, como lo solicitaron muchas cámaras empresariales, las garantías deberán ser bancarias, en efectivo o en títulos de la deuda pública, que tienen un costo mayor que las pólizas de caución. Aunque esto ocurre únicamente cuando el valor declarado sea inferior a 80% del valor criterio.

Sin embargo, la nueva normativa prevé que, aunque no se apliquen garantías, la Aduana y la DGI podrán efectuar fiscalizaciones conjuntas, lo que agregará una mayor incertidumbre al importador transgresor.

Las nuevas medidas obligan a la Aduana a modificar con mayor frecuencia los valores criterio, para que representen realmente los valores de mercado, por lo que, si se quieren evitar errores perjudiciales, las entidades privadas deberán estar más activas en la presentación de información que ayude al organismo a fijar valores representativos.

• Pérdida de beneficios

Además, por la Resolución 1.908, las importaciones cuyo valor FOB sea inferior a 80% del valor criterio fijado por la Aduana tributarán mayores alícuotas de percepciones de IVA y Ganancias, y perderán los beneficios tributarios de los regímenes de promoción en cuanto al pago del Impuesto a las Ganancias y del IVA y en los regímenes de diferimiento.

Lo notable de esta última norma es que le hace un guiño al que subfactura poco y castiga impositivamente al que subfactura mucho, o sea, al que declara un valor inferior a 80% del valor de referencia.

Dejá tu comentario