Curioso: China también presiona por un acuerdo con el Fondo Monetario

Economía

Ya comprometió su aval en el Board del organismo e insiste para que Argentina cierre un tratado de Facilidades Extendidas.

China le reclamó a la Argentina acordar con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El Gobierno de Beijing se comprometió a apoyar al país en el board del organismo, pero le insistió a Buenos Aires que cierre un tratado de Facilidades Extendidas, y que éste respete las líneas generales que están ya negociadas con el organismo financiero que maneja Kristalina Georgieva. El reclamo resultó curioso; pero no por eso ni sorpresivo ni para desatender o pasar por alto. Y representa además un signo de los tiempos actuales, un antecedente importante para el país, según la interpretación que se cerró dentro del Ejecutivo. Sin China como soporte ante un eventual fracaso en las negociaciones con el FMI, no hay destino posible para la Argentina sin cerrar un Facilidades Extendidas.

El pedido del Gobierno de Xi Jinping viene reiterándose desde marzo de este año en las reuniones privadas múltiples que funcionarios argentinos mantienen habitualmente (hay muchas) con sus pares y colegas chinos; y que van desde cuestiones estructurales y financieras, hasta de inversiones en telecomunicaciones y obra pública de magnitud. En una de estas últimas, correspondiente a una gran inversión en yuanes del rubro energético, se dejó en claro a los interlocutores locales tanto privados como públicos (a nivel nacional y con la provincia involucrada), que la concreción de la liberación de los yuanes dependerá del cierre de las negociaciones con el FMI. Y, si este no se diera, China negociaría un valor de la divisa oficial diferente a la que cotiza diariamente en los anaqueles del Banco Central y el Banco Nación.

Esta posición de China a favor de un acuerdo con el FMI tuvo dos momentos importantes. En mayo pasado, durante una videoconferencia, el presidente del Parlamento de China, Li Zhanshu, transmitió el respaldo de ese país “a las negociaciones con el FMI” por la renegociación de la deuda. Fue durante una videoconferencia que mantuvo con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner. Allí, Li Zhanshu pidió abiertamente que el país firme un “acuerdo con el Fondo Monetario Internacional” que “contribuya a la estabilidad económica y financiera de la Argentina”. Dijo además que “la parte china apoya las negociaciones de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional sobre la deuda valorada en 44 mil millones de dólares, porque esto contribuye a la estabilidad económica y financiera de la Argentina. Las autoridades pertinentes de ambos países pueden mantenerse en comunicación al respecto”.

Esta posición sobre China y el acuerdo con el FMI fue reiterada en otra reunión, pero ya sin representantes del gobierno oriental. Durante la gira que realizó por Buenos Aires Jake Sullivan, director de Seguridad Nacional y enviado del gobierno de Joe Biden a explorara la posición política local e internacional de la Argentina; fue recibido, entre otros, por el presidente Alberto Fernández, por el ministro de Economía Martín Guzmán, el canciller Felipe Solá, el titular de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, la ministra de Salud Carla Vizzotti y el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la Nación Gustavo Béliz. En varios de estos encuentros Argentina explicó cual es la estrategia para cerrar un acuerdo con el FMI, mientras que el visitante norteamericano habló sobre la relación del país con China. El propio Alberto Fernández contestó en una de las reuniones que China pedía un acuerdo con el Fondo tanto como el resto de los países desarrollados, y que ya había comprometido el voto positivo en el board del FMI. Sullivan llevó ese dato de regreso a Washington.

Estratégicamente el apoyo chino es importante. Pero en términos del board del Fondo no tan relevante. China detenta sólo el 6,35% de los votos (el 6% Japón, 5,87% Alemania, 4,85% de Francia y el mismo porcentaje del Reino Unido). Sin embargo se sabe que su presión sobre otros bloques es importante, y que en general, forma tandem con Rusia y los países árabes. Curiosamente se menciona que en sus intervenciones, China es flexible con los estados que considera sus aliados; pero algo duro con los que ve como parte de la alianza estratégica general de los Estados Unidos. Es lo que percibieron muchos países latinoamericanos, cercanos a la posición norteamericana. En el caso argentino se podría dar una curiosidad: EE.UU. y China podrían defender con la misma vehemencia al país en el momento de discutir si se apoya o no el Facilidades Extendidas reloaded que se negocia en estos tiempos.

Temas

Dejá tu comentario