Récord: autos en la Argentina cuestan el doble que en China

Economía

Ford presentó un modelo importado desde ese país. Allá vale u$s23.651. Acá, u$s45.900. Por el poder adquisitivo de los salarios, en China se requieren 65 salarios para comprarlo y en el mercado local, 195.

Ford lanzó al mercado el viernes pasado el SUV Territory. Se trata de un vehículo que tiene una particularidad: es el primer modelo de la marca importado desde China. El dato podría quedar en una anécdota del comercio exterior, para mostrar en avance de ese país en materia automotriz, pero sirve también para confirmar, una vez más, que en la Argentina los autos son caros.

La terminal local presentó dos versiones con precios de u$s41.600 y u$s45.900. En el gigante asiático la oferta es más amplia, con unas cinco variantes de equipamiento. La más accesible cuesta u$s15.758 mientras que el tope de gama llega a u$s23.651. Si bien la comparación no puede ser exacta, ya que las especificaciones técnicas no siempre son iguales, tomando las dos versiones más caras, el vehículo en la Argentina cuesta prácticamente el doble que en China. La única posibilidad de acercarse a esos valores es tomando la cotización del “blue”. En ese caso, el valor baja a 23.000 dólares “billetes”. Evidentemente, a los dos países, no sólo los separa la distancia.

La principal causa de esta diferencia tiene que ver con la presión impositiva. En la Argentina se remarca que la carga tributaria de un auto ronda el 54%, una de las más altas a nivel mundial. Ese es un cálculo teórico y apunta a un promedio. En la realidad, se puede comprobar que puede ser mayor. El nuevo Ford Territory lleva sobre espalda un 21% de IVA; por tratarse de un vehículo extra Mercosur, paga 35% de derecho de importación; se le suma el Impuesto Interno (la alícuota, en este caso, es de 20% pero por la forma de cálculo representa una suba de 25% en el precios); 3,5% como mínimo de Ingresos Brutos (varía según la jurisdicción); tasa de estadísticas de 3% y otro 5% más de distintas tasas municipales o provinciales. A esto hay que sumarle hasta u$s1.300 de costo de flete por unidad por tratarse de un SUV mediano. Vehículos de menores dimensiones suelen pagan menos.

El alto costo de un auto en la Argentina es una de las dificultades para que el mercado crezca. Otra explicación se encuentra en el poder adquisitivo de los salarios. China – más allá de los problemas actuales que golpea a todos los países por el coronavirus – lidera el ranking de ventas de autos mundiales. Además, de ofrecer modelos que cuestan la mitad que en la Argentina, tiene ingresos superiores. El salario mínimo en ese país ronda los u$s360, aunque tiene gran distorsión según las regiones, pero ese es el valor en las principales ciudades. En la Argentina, los $16.875 del SMVyM representan unos u$s235. Es decir que, mientras en China se necesitan 65 salarios para comprar, en la Argentina demanda 195 sueldos mínimos, el triple. A esto hay que sumarle la falta de financiación que hay un en el mercado local mientras que del otro lado del mundo hay acceso al crédito.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario