Construiría Bolivia un nuevo gasoducto

Economía

Asunción - Bolivia, Uruguay y Paraguay definirán antes de fin de año si podrán hacer realidad el proyecto de unir a las tres naciones con un gasoducto, aunque la iniciativa ya tiene parte de su financiación asegurada.

Así se indicó luego del encuentro que mantuvieron en esta ciudad, los mandatarios Evo Morales, Nicanor Duarte Frutos y Tabaré Vázquez. A la reunión también asistió el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con el que se evaluó la integración de la obra con el megagasoducto que impulsan ese país, Brasil y la Argentina. Sin embargo, llamativamente estas dos naciones no estuvieron representadas en la capital paraguaya, y por el contrario en la reunión se destacó la necesidad de colaboración entre los países de menor desarrollo relativo en Sudamérica.

La reunión puso de relieve que Uruguay ya no confía en el suministro argentino, y también que la relación entre el gobierno de Evo Morales y nuestro país no se encuentra en el mejor momento, debido a la intención boliviana de llevar el actual precio del gas desde 3,20 dólares el millón de btu (unidad térmica) hasta 7 u 8 dólares que es la cotización en el mercado de Nueva York.

«Estamos dispuestos a cooperar, estamos a la orden para este gran proyecto», dijo Chávez y destacó que su país posee las más importantes reservas de petróleo y gas de la región.

El canciller uruguayo, Reinaldo Gargano, dijo a «Reuters» que fondos de la Corporación Andina de Fomento ya estaban disponibles para financiar la construcción del ducto, pero los mandatarios no revelaron cuál sería el costo de la obra ni los plazos.

«Creemos que el gas se va a convertir en la columna vertebral de la integración plena», dijo Chávez, y agregó que «al sustituir petróleo por gas se generará una tremenda plusvalía de miles de millones de dólares». En su opinión, el proyecto de los tres países «no es más que un eje del conjunto».

Las tres naciones buscan también reflotar un grupo denominado Urupabol, creado en la década del 60 para salvaguardar sus intereses financieros y comerciales, en momentos de tensión con las mayores economías de la región.

Por otra parte, Paraguay y Uruguay han enviado indicios no muy claros sobre sus intenciones de separarse del bloque Mercosur por una supuesta falta de atención de sus socios, la Argentina y Brasil.

Vázquez aseguró que el Mercosur no sirve a los intereses de su país ni a los de Paraguay. «Este no es el Mercosur que queremos, en este momento estamos encontrando severos problemas y grandes dificultades en este proceso de integración», dijo a su llegada a Asunción.

Dejá tu comentario