Para ahorristas: se cuadruplicaron en 6 meses plazos fijos UVA

Economía

Si bien el incremento se desaceleró en los últimos días, crece participación sobre el total. Y se espera que el rebrote inflacionario amplifique tendencia.

En el último semestre los plazos fijos ajustados por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) más un spread del 1% pasaron de tener dentro de su cartera $14.564 millones de pesos el 1° de octubre de 2019 a significar unos $62.703 millones al 6 de abril de este año. Si bien la nominalidad es engañosa en la Argentina, ese incremento, superior al 300%, es mucho mayor a la inflación del período. No obstante, hay un dato más indicativo: a principios del décimo mes de 2019 este instrumento representaba tan solo un 0,95% del total de los plazos fijos y hoy la porción que ocupa es del 3,64%. Y la cifra supera el 4% si se toman en cuenta sólo los depósitos del sector privado.

Más allá de que el volumen sobre el total sigue siendo bajo, otro dato que muestra la fuerza que van cobrando los plazos fijos UVA es que si bien cayeron nominalmente en los días de cuarentena lo hicieron en mucho menor medida que los tradicionales, que tuvieron una baja del 5% de sus depósitos (los UVA 0,7%). Se espera que, conocido el dato de inflación de marzo (3,3%) los ahorristas se vuelquen con más fuerza a estos instrumentos. A diferencia de lo que sucedía en la época de las Lebac, allá por 2017-2018, hoy el minorista no tiene una opción en pesos de mediana sofisticación que le asegure no perder el valor de su dinero y por eso debió volver al depósito bancario más popular.

“Con la inflación del año pasado, que le ganó a las tasa promedio de mercado, la gente se empezó a pasar a modalidades ajustadas por CER, teniendo en cuenta que estamos viviendo un momento en el que el déficit fiscal es financiado con emisión monetaria y posiblemente tengamos un salto inflacionario. En la Bolsa pasa lo mismo, el Gobierno está emitiendo bonos con CER porque sabe que ahí hay demanda”, consideró el analista Santiago López Alfaro, de Delphos Investment.

Más allá de la demanda, tanto el Gobierno como el Banco Central (BCRA) buscan que el ahorrista empiece a mirar con buenos ojos este tipo de inversiones para que no se incremente la demanda de dólares y no haya una salida de depósitos. De hecho, la semana pasada, luego de que el Informe Monetario del BCRA mostrará una caída de $55 mil millones en los depósitos a plazo fijo del sector privado, la autoridad monetaria envió un comunicado a los medios volviendo promocionar la herramienta ajustada por CER.

Si bien los plazos fijos que ajustan por UVA ya habían tenido un fuerte incremento entre diciembre y enero (a fin de año representaban $27.815 millones y al terminar el primer mes de 2020 estaban en $48.159 millones) el Central buscó darles un nuevo impulso y los “relanzó” en febrero. Desde el entonces las entidades bancarias están obligadas a ofrecer, tanto en el canal digital como en las sucursales, plazos fijos ajustados por UVA más 1%, con una opción mínima de 90 días, precancelable luego de los primeros 30. A aquel ahorrista que opte por la cancelación se le pagará el equivalente al 70% de la tasa de las Letras de Liquidez. Además, aquel banco que quiera ofrecer un extra superior al 1% puede hacerlo.

Fuentes del sector financiero señalaron a Ámbito: “La idea del BCRA de volver a promocionar los plazos fijos UVA tiene que ver con un contexto en el que se prevé una inflación mayor y en el que se va necesitar un volumen de depósitos relativamente estable en el sistema financiero, porque es la materia prima para después darse vuelta y prestar en crédito. Y la tasa de los plazos fijos tradicionales bajó un montón por el exceso de liquidez que tienen los bancos”.

Por su parte, el economista e investigador de la Universidad Nacional de Avellaneda, Sergio Chouza, consideró: “Esta modalidad de plazo fijo es una excelente opción, porque hoy los números de inflación son confiables. También es una ventaja que sea precancelable, mientras que antes esta línea tenía un mínimo de 90 días”.

Chouza también destacó lo ventajoso de que “el inversor poco sofisticado” no tenga que averiguar lo que es un fondo de inversión ni abrir una cuenta concomitante. “Los plazos fijos UVA permiten anclar ahorros en pesos, porque eliminan el riesgo inflacionario. Es cierto, no eliminan el cambiario, pero al tener un tipo de cambio fijo ese riesgo está minimizado”, agregó el economista.

Asimismo, el economista Ariel Setton, especialista en inclusión financiera, refirió: “Para quien decida mantenerse en pesos, el plazo fijo UVA resulta una de las pocas inversiones aseguran rentabilidad real positiva por los próximos tres meses. En particular si vemos la evolución de la inflación, considerando que marzo cerró en 3.3%, y que la tasa de interés de plazos fijos tradicionales en los bancos ha bajado al orden del 20% anual”.

En tanto, Carlos Vyhñak, gerente de Gestión Financiera de Banco Mariva, expresó: “Para un banco mayorista y sin sucursales como el nuestro, el plazo fijo ajustado por UVA, sumado al plazo fijo tradicional on line que ofrecemos a no clientes desde nuestra web ha sido una herramienta muy útil para captar depósitos de retail y diversificar las colocaciones. Y por el lado del cliente minorista su beneficio es la posibilidad de acceder a nuestras tasas mayoristas”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario